Compartir
Publicidad

Transformar una idea en un negocio (II): los objetivos personales

Transformar una idea en un negocio (II): los objetivos personales
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Ya hemos testado nuestra idea, hemos hecho los estudios necesarios para poder comprobar que a nuestros futuros clientes les interesa lo que vamos a ofrecerles y están dispuestos a pagar por ello.

El siguiente paso es aclarar las metas de nuestro proyecto. Pero antes de establecer las metas a alcanzar con nuestra empresa, debemos tener claras nuestras metas personales. Montar un negocio para conseguir independencia y controlar nuestra situación económica y laboral es establecer de forma muy vaga cuál es el objetivo que queremos alcanzar.

Ese objetivo puede materializarse a través de la realización personal de desempeñar un trabajo que nos gusta, o de crear un empresa sólida y que nuestros hijos puedan beneficiarse en el futuro de esa estabilidad económica y laboral, o, también, crear una empresa rentable con el objetivo de venderla al mejor postor.

Hemos hablado en otra ocasión de los distintos tipos de emprendedor, cualquiera de esos modelos es perfectamente válido e, incluso, ese perfil puede variar con el tiempo, porque nuestra situación personal también puede cambiar.

Lo importante es que debemos coordinar esos objetivos personales con los empresariales para evitar, más adelante, problemas que puedan ser de difícil solución, sobre todo si nuestro proyecto es compartido. Si en el proyecto intervienen otros socios, unos objetivos distintos entre ellos pueden ser objeto de confrontación.

Si un socio lo que busca son beneficios rápidos y otro una institución duradera a costa de los rendimientos económicos personales, está claro que, antes o después, ese distinto punto de vista puede acarrear muchos problemas. El grado de sacrificio para alcanzar las metas propuestas o la implicación en el negocio suponen una serie de factores que intervendrán en las relaciones personales y profesionales por lo que hay que tenerlos en cuenta antes de continuar.

Sólo cuando los emprendedores tienen claro lo que desean personalmente de sus empresas tiene sentido pasar a la fase siguiente.

En Pymes y Autónomos | Transformar una idea en un negocio (I): el origen es la idea Imagen | LordFerguson

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio