Compartir
Publicidad
Publicidad

Razones por las que sobreviven los negocios tradicionales

Razones por las que sobreviven los negocios tradicionales
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es verano, das un paseo por el centro de la ciudad y observas una cola de gente. No están esperando para tomar un café de una de las franquicias más conocidas. Tampoco esperan para adquirir un nuevo modelo de móvil.

Su objetivo es diferente: tomar un helado o una horchata en un establecimiento que lleva abierto 75 años. Es un local pequeño, con pocas mesas en la calle y las del interior son tan diminutas que apenas cabe tu pedido. Pero el ambiente es sencillamente perfecto.

Los clientes, tus mejores relaciones públicas

Escribir el nombre de tu local y que aparezcan más de 200 reseñas de clientes satisfechos no se debe a ningún milagro de posicionamiento en la red. En este caso, si tienes un negocio con 75 años de historia, algo estás haciendo muy bien.

1.El local es el mismo que hace mil años.

No importa. Es más, uno de los rasgos que destacan como positivo los clientes es que se mantenga intacto. Al igual que los productos y su elaboración. Que no sólo haya una foto de las fundadoras presidiendo la barra, sino que ese ambiente tradicional no se haya querido borrar.

2.Calidad y buenos precios.

Si lo que tomas está bueno y encima pagas un precio razonable, poco hay que añadir. Mantener el sabor de antaño y ofrecer productos caseros que provienen de la provincia es un lujo para el cliente.

3.El lugar puede ser pequeño pero los dueños enormes.

Simpatía. Otra de las palabras clave. El local diminuto, en principio no se ajusta a lo que nos gusta hoy día: inmediatez, amplitud para poder buscar y no tropezar con mucha gente.

Pero también se le puede dar la vuelta. Y convertir una ligera incomodidad, en una ventaja con simpatía y eficacia, los pedidos se atienden con rapidez y en este ejemplo, o bien te lo tomas en el lugar o bien te lo comes en casa o dando un paseo. La espera se hace breve.

4.Ocupar un lugar emocional en la mente del cliente.

Si una tienda cuenta con 75 años de historia es lógico que el abuelo, el bisabuelo, el padre y el hijo la conozcan ¿pero porqué razón diferentes generaciones se dan cita en 2017 en el mismo sitio?

En principio el target debiera ser: hombre/mujer de más de 60 años. Pero sus clientes son de veinte, treinta, cuarenta y así en adelante. La publicidad oral ha funcionado. "Es el mejor lugar donde tomar una horchata, un helado, un bollo, y llevan décadas abiertos"

5.Pocos cambios en la decoración.

El logo o la imagen que representa este local es un vaso gigante de horchata de color azul. Parece que se va a caer y darte en la cabeza pero ahí se mantiene desde hace mucho tiempo.

Los turistas se paran para hacer fotografías. Los habitantes habituales, aprovechan sus vacaciones o días festivos para cumplir con la tradición de inaugurar el verano allí. No importa que una franquicia venda a dos calles el "mejor helado italiano". La cola está allí. El tiempo se ha detenido y ese ambiente auténtico gusta.

Conclusión

Mantener una estrecha relación con los proveedores que también pertenezcan a una segunda o tercera generación dice mucho de cómo se pretende llevar un negocio.

Mantener la esencia de lo que fue hace años ofreciendo calidad y a la vez, adaptándose a las nuevas necesidades: productos sin gluten, etcétera. Hay esperanza para el negocio de toda la vida. Siempre y cuando los ingredientes sean:simpatía, calidad, profesionalidad, una relación auténtica con el cliente y trabajo duro.

En Pymes y Autónomos|Acumular seguidores de tu marca en redes, ¿para qué?

Imagen|Free-Photos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio