Compartir
Publicidad

La infidelidad de los empleados

La infidelidad de los empleados
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La empresa y sus empleados tienen que mantener un vínculo afectivo y psicológico recíproco para que ambos creen la sinergia favorable que obtengan el máximo provecho el uno del otro.

Esta tesis es la que se pone encima de la mesa cuando hablamos de la motivación de la plantilla y las causas que hacen que se pierda, generando situaciones de infidelidad del trabajador hacia la empresa deseando cambiar de puesto de trabajo. Un estudio realizado por Career Builder concluye que el 23% de los empleados desea cambiar de trabajo en el próximo año. ¿A qué es debido?

Básicamente a los siguientes factores:

  • No tener suficientes oportunidades de ascenso: 62%
  • No sentirse valorado por la empresa: 57%
  • No sentirse atraído por su trabajo: 55%
  • No ver recompensados sus esfuerzos: 50%
  • No están bien pagados por la empresa: 48%
  • No gustarle la cultura de trabajo: 29%
  • Los beneficios no son lo suficientemente buenos: 42%
  • No le gusta su jefe: 21%  

Como podemos ver, de los ocho motivos expuestos por los encuestados, sólo uno es de carácter económico, primando más por parte de los trabajadores aspectos como tener posibilidades de ascenso, reconocimiento del trabajo bien hecho, y mantener una filosofía y metodología de trabajo acorde con sus intereses y preferencias.

Este estudio también evalúa el coste de reemplazo de un trabajador, cifrando esta cifra desde los 1.000 a más de 2.000 euros para puestos de cierta cualificación y responsabilidad. Como vemos, en la empresa tenemos que cambiar muchas cosas, porque en definitiva, tener un equipo de trabajo cohesionado y bien adaptado nos va a proporcionar ventajas a todos.

A la empresa principalmente contar con un capital humano mucho más productivo que si está desmotivado o ha perdido la fidelidad a la empresa. Por otra parte, eliminar los costes de reemplazo, que son elevados y crean verdaderos problemas en determinadas pymes y por último, la satisfacción personal de nuestros propios empleados repercutirá positivamente en toda la estructura empresarial, desde el jefe hasta el último cliente que entre por la puerta, con las consiguientes ventajas económicas y posicionamiento estratégico que ello conlleva en nuestra empresa.

Vía | Ideal  Imagen | saia.neogaia En Pymes y Autónomos | Motivar a la plantilla: misión imposible

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio