Publicidad

La falta de oportunidades para los trabajadores jóvenes y discapacitados

La falta de oportunidades para los trabajadores jóvenes y discapacitados
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Según un estudio elaborado por Adecco Fundación El 62% de los jóvenes con discapacidad se encuentra en situación de desempleo. Por todos son conocidos los datos de desempleo entre este segmento de la población. A mi juicio todos los casos son graves, no importa que la persona que esté sin trabajo tenga treinta, veinte o sesenta años, es un problema serio a resolver, no se trata de cifras sino de personas.

Pero en el caso que trato a continuación hablamos de un perfil que en circunstancias normales en la economía lo tiene un poco más difícil. Me refiero a la falta de oportunidades para los trabajadores jóvenes y con alguna discapacidad.

La información de este estudio pertenece al mes de abril de este año. En él se muestra que aunque los jóvenes han representado un activo importante y necesario en el mercado laboral, por razones de preparación, energía y una alta motivación, en estos momentos la crisis está afectando a este sector de una manera más intensa que al resto.

En el caso de las personas con alguna discapacidad, estos son algunos de los puntos clave para conocer su situación en la actualidad:

  • Un 70% cree que la discapacidad es un hándicap para acceder al mercado laboral, frente a un 30% que opina que la crisis afecta a todos por igual. En este sentido, un 26% no indica en su CV que tiene discapacidad, pues cree que le perjudicará.
  • Un 56% es parado de larga duración y el 60% cree que tardará más de 1 año en encontrar trabajo.
  • Un 57,2% estaría dispuesto a emigrar para trabajar. Además, un 65% se lanzaría a la aventura de emprender si tuviera apoyos suficientes.
  • El perfil del desempleado joven con discapacidad encuestado por la Fundación Adecco es el de una mujer (56%) con estudios técnicos (30,4%), discapacidad física (42,6%) y que habita con sus padres (100%).
  • Un 38% sí tiene trabajo. Su radiografía es la de un hombre, con estudios universitarios (50,8%), discapacidad física (46,2%), una jornada laboral completa (62,5%), con un contrato de obra y servicio (33,3%) en la empresa ordinaria (90%).
  • El 38% de los jóvenes universitarios encuentra o ha encontrado barreras arquitectónicas y/o humanas en su centro de estudios.
  • El 80% de los encuestados reclama más ayudas para los jóvenes con discapacidad en su acceso a un primer empleo.

La tasa de paro de los menores de 25 años (55%) ya duplica a la del conjunto de la ciudadanía (26%). La principal dificultad que encuentran los jóvenes en nuestro país la encontramos en el acceso a un primer empleo, ya que, en tiempos de crisis, los empleadores suelen buscar profesionales con experiencia anterior, situando en desventaja al joven que se incorpora por primera vez en la fuerza laboral.

El Observatorio de las Ocupaciones del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) considera a los jóvenes y a las personas con discapacidad como dos de los grupos con mayores dificultades de acceso al empleo, si bien apostilla que la coyuntura de crisis se siente de forma menos intensa en los segundos.

Así pues, cuando las dos situaciones confluyen en una misma persona (juventud y discapacidad), las barreras pueden verse acentuadas debido a prejuicios y a falsos estereotipos aún asentados en nuestra sociedad, convirtiendo a los jóvenes con discapacidad en “dobles víctimas” de la crisis.

A mi juicio, una idea clave de todo este asunto es el de que el empleo es un activo vital para todos los ciudadanos, pero lo es más si cabe para las personas con discapacidad porque un trabajo es un vehículo para sentirse independientes autónomos y poder llevar así una vida normalizada.

En Pymes y Autónomos|Trabajadores especiales,La mayor discapacidad es la de no saber detectar al capacitado Imagen|Fernando Arconada

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir