Compartir
Publicidad
Publicidad

El decálogo para el cambio

El decálogo para el cambio
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Quizás ayer tuvisteis oportunidad de leer en Expansión “Las diez reglas de oro del director de recursos humanos”. En el artículo presentaba cual es el decálogo, conforme a la consultora Meta4, que han de cumplir los responsables de la gestión de plantillas en las empresas y de qué depende el éxito de su gestión.

Aunque el artículo hace referencia exclusivamente a los directivos de RR.HH., estas diez reglas deberían ser de riguroso cumplimiento para cualquier directivo de una empresa, con independencia de la responsabilidad que ostente y lo que es más importante, para el pequeño empresario debería representar axiomas de obligado cumplimiento.

Como anteriormente he dicho me parecen indispensables y necesarios cuanto menos recordarlos, no puedo evitar caer en la tentación de enumerarlos, por considerarlos imprescindibles:

* Conocimiento del negocio de la compañía y sus objetivos a corto, medio y largo plazo * Conocimiento de su plantilla * Cultura de servicio * Capacidad para gestionar la complejidad * Conciliación * Comunicación * Coherencia * Apertura de mente y gestión de proyectos

De entre todos ellos destaco uno, la vocación de aprendizaje. No creo que haya sido el primero que en su carrera profesional se haya topado con uno o varios tecnócratas que con gran boato se incorporan a una compañía, asumiendo que vienen con todo aprendido y sólo puede asumir el rol de aleccionar y adoctrinar. Para demostrarlo, comienzan a deshacer, de forma prematura, todo lo que los anteriores administradores o equipo directivo estaban desarrollando. Por lo que he podido comprobar este es un gran error que desmotiva al trabajador y al equipo en su conjunto y es sumamente ineficiente, la mayoría de las veces hay que retornar al punto de partida, con el consiguiente dispendio innecesario de recursos.

Para concluir, añadiría una cualidad que debería ser una norma para quien asuma una responsabilidad y es la humildad, sin ella es imposible, entre otras, tener vocación de aprendizaje y apertura de mente, indispensables para la gestionar de un negocio y para poder aplicar los cambios en la organización necesarios cuando las condiciones así lo exijan.

Vía | Expansión. Imagen | Ell Brown

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio