Publicidad

Dos jefes al precio de uno, y cómo sobrevivir como trabajador

Dos jefes al precio de uno, y cómo sobrevivir como trabajador
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El otro día un conocido me hablaba de su trabajo. Le gusta lo que hace, pero había algo que le preocupaba, el hecho de tener dos jefes. Una semana podía comenzar bien, siguiendo la hoja de ruta marcada por uno de ellos, y de repente, ver tambalearse su esfuerzo, por un "pequeño" cambio sugerido por el otro gerente.

A pesar de que uno pueda tener varios jefes, como regla general será uno de ellos el responsable último. Le pregunté si no sabía quién era. Y por supuesto no lo tenía claro, el liderazgo se lo habían repartido de una manera confusa. Y comenzaba a preocuparle su futuro.

Ventajas y desventajas de contar con dos jefes

  • Órdenes contradictorias
  • Es cuestión de lógica. Cuantas más personas dirigen un grupo, más mensajes contradictorios se reciben. La culpable de que esto suceda es la ignorancia. El desconocimiento del trabajo que se está realizando. La falta de información sobre la labor que cumple cada trabajador. En definitiva, la falta o preocupación por saber qué ocurre en la empresa.

  • Agendas diferentes. Expectativas diferentes.
  • Cada jefe tiene puestas unas expectativas diferentes en cuanto a los logros a perseguir. Si entre ellos no existe un dialogo fluido, el trabajador no sabrá si lo que realiza día a día colma lo que espera un gerente u otro.

  • La ventaja de trabajar donde la información fluye.
  • Esta forma de trabajar cuenta también con ventajas como que la información pueda fluir en toda la organización. Sobre todo, si respecto a la gerencia, existe un entendimiento sólido. Se podrán distribuir y compartir los recursos entre distintos proyectos al mismo tiempo, por lo que el ahorro en los costes en la empresa se reducirán, evitando la duplicidad en cada proyecto.

  • Egos fuera
  • Los conflictos internos surgen cuando se ha de trasladar el desarrollo del trabajo a dos personas que compiten entre ellas. Objetivos diferentes, y una relación conflictiva harán el resto para que el empleado no sepa qué decisión es la correcta. La paciencia por parte del trabajador se elevará a cotas insospechadas.

  • Organización
  • ¿Cómo podremos entonces sobrevivir a dos jefes? Estableciendo determinados límites. No podemos dividirnos en dos empleados perfectos a imagen y semejanza de lo que cada uno exige. Nuestro rendimiento irá de la mano de la lógica. Intentar hablar claro y exponer la situación será lo sensato. Al final, ambos estarán de acuerdo en algo: que el trabajo salga adelante.

    En Pymes y Autónomos|El caso de Zappos: vivir sin jefes no es tan sencillo,Principio para jefes: rodearse de un equipo mediocre desembocará en resultados mediocres

    Imagen|Hernán Piñera

    Temas

    Publicidad

    Comentarios cerrados

    Publicidad

    Publicidad

    Inicio

    Explora en nuestros medios