Compartir
Publicidad

Cuando no se puede volver a casa por Navidad, Sentido Psicología

0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Faltan pocas horas para que la Navidad sea oficial. Familias, amigos y enemigos de estas fiestas se reunirán alrededor de una mesa. Internet no deja de sorprendernos con sus posibilidades. En esta ocasión he descubierto a una psicóloga llamada Elena Montero que ha decidido regalar una de sus sesiones online para hacer más llevaderos estos días a los españoles que viven fuera obligados por la crisis y no pueden volver a casa por Navidad.

Nos agraden o no las navidades, lo cierto es que basta estar lejos de los tuyos para echar de menos esas rutinas a las que quizás no prestamos tanta atención en otras circunstancias, consciente de esa falta de afecto por parte de quienes ahora no están cerca, esta joven psicóloga ha decidido ayudar a esos españoles que están lejos de sus seres queridos aportando su granito de arena.

Esta otra forma de acercarse a la psicología es una manera de emprender o de reinventar una profesión. Las nuevas tecnologías ayudan a que personas que viven en pequeños pueblos o en lugares donde acceder a la consulta de un psicólogo puede resultar una odisea, a tener las mismas oportunidades de recibir un tratamiento.

Esta mujer que estudió psicología porque cree que es posible disminuir el sufrimiento humano, trata a sus pacientes de manera presencial pero también de manera online a través de Skype, correo electrónico o terapia online a través de videollamadas, llamadas de teléfono, chat.

También cuenta con el e-mail, imparte cursos online y presenciales y está presente en distintas redes sociales como Facebook, Twitter, Google+, etcétera. En una profesión centenaria como la suya dar este paso y acercar la psicología a través de Internet es una forma creativa y práctica de afrontar su carrera.

Creo que los que ayudan también necesitan ser ayudados y es de agradecer que una brisa fresca penetre en un trabajo que hasta hace unos años era mirado con cierto recelo por parte de la población.

Tal vez gracias al cine y a mi querido Woody Allen o a que hemos madurado como sociedad, somos capaces de dar el valor que tienen las personas que se dedican a curar la parte más importante de nuestro cuerpo: la mente junto al alma.

Apoyar a los que están lejos me resulta una iniciativa loable e innovadora, y ayudar a quienes por diversas razones no pueden acudir físicamente a una consulta resulta algo más que una idea producto de una emprendedora, se trata de democratizar la salud a unos precios razonables vivas donde vivas.

En Pymes y Autónomos|Las razones para emigrar de los emprendedores,Se vende desmotivación Vídeo|Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio