Publicidad

Cuando el cliente no paga

Cuando el cliente no paga
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El tema del retraso en el pago de facturas se ha convertido en un clásico en diversos sectores. Tanto en la vida personal como en la profesional, todos formamos parte de un engranaje imprescindible. En cuanto un elemento falla la maquinaria se resiente.

El freelance sufre en sus carnes el impago de un cliente a la empresa para la que ha trabajado días y meses. Es común que un pago aparezca al cabo de varios meses en su cuenta como si de un regalo se tratara cuando no es más que el resultado de un trabajo bien hecho pero pagado tardíamente.

En tiempos de crisis (porque no ha terminado) el freelance puede encontrarse en un escenario desagradable. Cada vez que reclama sus facturas las excusas son múltiples. El miedo lógico es que jamás se llegue a cobrar por un trabajo.

La ventaja con la que cuentan algunas empresas a las que les 'cuesta' pagar, respecto al trabajador independiente es que éste no cuente con el respaldo de un abogado o llegado el caso, le salga más caro contratar los servicios de uno que el dinero que reclama.

El freelance es una pieza indispensable en el contexto actual, pero a la vez, es el más débil en cuanto a derechos. Un consejo sensato es mantener la calma y recordar al cliente que ha de pagar. El problema aparece cuando son varias las malas experiencias por falta de cobro, y esa paciencia cuesta y mucho mantenerla.

Si a pesar de mantener una actitud correcta, de recordar con educación el impago la situación se mantiene a lo largo de varios meses, llega el momento de ponerse serio y mantener una discusión cara a cara con un fin: cobrar y no volver a trabajar con esa empresa.

Son tiempos difíciles para todos, y precisamente por esa obviedad, antes de embarcarnos en un proyecto investiguemos a través de Internet si debe o no dinero a otros trabajadores, en fin, lo más sencillo del mundo puesto que todos tenemos una imagen 2.0. que es difícil de eliminar. Si las grandes empresas no se libran, menos las pequeñas.

¿Lo ideal? Un contrato tipo para que ambas partes tengan claras sus derechos y deberes.

Pymes y Autónomos|Las empresas desorganizadas son culpables de sus impagos,Einforma y la morosidad española: infografía y matices

Imagen|Andrés Nieto Porras

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios