¿Contratarías al becario cuando acabe sus prácticas? Una de cada dos empresas acaban haciéndolo

¿Contratarías al becario cuando acabe sus prácticas? Una de cada dos empresas acaban haciéndolo
Sin comentarios

Durante mucho tiempo la figura del becario en la empresa ha sido sinónimo de realizar las tareas más tediosas y desagradecidas de toda la compañía. El becario se encargaba por lo general de todo lo que los demás no querían o no podían hacer. Pero con el tiempo esta situación ha cambiado. Hoy en día el becario tiene una formación mucho más regulada y una oportunidad para demostrar su valía durante la misma, tanto es así que una de cada dos empresas acaban contratando al becario cuando acaba las prácticas según un estudio llevado a cabo por la Fundación Universidad-Empresa.

Pero no solo queda aquí la cuestión, puesto que el 85% de los titulados universitarios que han realizado prácticas un año después acaban con una oferta laboral acorde a su titulación. No se trata solo de quedarse en aquella organización donde se han realizado las prácticas, sino de acumular una experiencia, de tener esa primera oportunidad a la que que sino sería mucho más complicado acceder.

Está claro que no todas las prácticas son iguales. Se necesita un programa formativo adecuado, una tutorización eficiente y una evaluación que fomentan la inserción laboral de los más jóvenes. Hablamos de trabajadores sin experiencia laboral, pero con una formación universitaria, por lo que necesitan poner en valor los conocimientos, capacidades y habilidades que han adquirido durante su formación.

Pero también a su vez ser capaces de desarrollar otras nuevas que tienen que ver con cuestiones como capacidad de organización, trato con el cliente, capacidad de trabajo en equipo, habilidades de comunicación, cómo se responde bajo presión, etc.

Desde la Fundación Universidad-Empresa destacan estas competencias trasversales como claves para captar la atención de las compañías, sobre todo destacando la capacidad de aprendizaje continuo como uno de los valores que más aprecian las empresas.

La realización de prácticas es una de las fórmulas que muchos negocios utilizan para captar talento joven. Es una oportunidad para lograr incorporar a nuestra plantilla gente con muchas ganas, altos conocimientos y buena formación a la que le falta solo una experiencia que van a adquirir con el paso del tiempo.

Una cuestión diferente es si después de pasado un tiempo logramos o no retener a estos jóvenes. La realidad es que muchos de ellos, una vez adquirida esta experiencia buscan fuera de su primera empresa una oportunidad laboral que les permita mejorar económicamente o profesionalmente para adquirir más responsabilidades.

Temas
Inicio