Compartir
Publicidad
Publicidad

Blogs corporativos: repercusiones negativas sobre la empresa

Blogs corporativos: repercusiones negativas sobre la empresa
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Nos cuenta Consultor Anónimo en su blog una cuestión un poco delicada sobre un blog empresa y lo que ha sucedido en la misma:

El responsable de la empresa Abiquo ha decidido dejar de publicar en su blog Externalidades porque un potencial inversor ha decicido no participar en una ronda de inversión porque había leído el blog y le había dado sensación de “descontrol” en la empresa.

El caso es que Diego Marino, se plantea hasta qué punto lo que cuenta en su blog puede ser perjudicial para su empresa. Textualmente:

Este blog surgió para contar “realmente” de que iba eso de montar una startup. Harto de leer autobombos de “hacemos, crecemos, ampliamos…” y demás falacias, pensé que tendría algún interés contar la realidad. La de verdad. La de los días buenos y la de los días malos [...] El problema viene cuando eso puede suponer algún problema a la empresa. Y ese es el momento de parar y reflexionar. Lo siento, pero me importa más la “imagen” de abiquo, que vuestras ganas de leer vivencias de primera mano

La reflexión que quiero trasladar a todos vosotros son las ventajas / inconvenientes de mostrar abiertamiente y con sinceridad la imagen de mi empresa. ¿Qué cosas se pueden / deben contar en un blog corporativo y cuales no?

Este es el meollo de la cuestión. Hasta qué punto debemos implicar el día a día de la empresa sin generar una imagen que nos pueda perjudicar en un futuro. Hasta ahora, antes de la explosión de comunicación directa por parte de todos nosotros, sólo se sabía lo que nosotros queríamos y en el caso de las pymes, rumores… “me han contado que….”

No existía una fuente fiable y de primera mano para que una empresa explicara sus proyectos, sus inconvenientes, sus problemas, su día a día. Hoy si lo tenemos al alcance de cualquiera de nosotros. Pero claro, los problemas se originan cuando suministramos esta información a terceros, de tal modo que puedan crearse la imagen que les venga en gana.

Aún a riesgo de equivocarme, en el caso particular que se estudia creo que el inversor ha errado de plano. Todas las empresas tenemos ciertos momentos de descontrol, de falta de organización, días que parece que funcionamos por inercia porque si algo puede salir regular, seguro que saldrá mal. Pero lo malo no es tener días de ese tipo, que todo el mundo tiene, si no saber solucionarlos y seguir adelante.

¿Es eso descontrol? puede ser, pero ¿para qué quiero yo vender una imagen de una empresa perfecta cuando en realidad no lo soy?. Quién entre en mi empresa, sea cliente, proveedor, trabajador o inversor, debe saber la realidad de mi día a día, y a quién no le guste, está en su derecho de coger la puerta, por supuesto. Pero es más importante que antes de engañar y crear problemas a corto / medio plazo con esa nueva incorporación en el universo de mi empresa, siquiera cruce la puerta.

En conclusión, antes de lanzarnos a publicar nuestro blog empresa, debemos fijarnos el grado de exposición pública que queremos tomar, hasta que punto estamos dispuestos a mostrar nuestras intimidades y de qué forma lo vamos a hacer. No basta con montar un blog comenzar a escribir cada día lo que se me antoje o suceda en mi negocio, porque luego nos podemos encontrar con situaciones desagradables que nos hagan replantearnos la situación.

Pero aún así, la visión global cambiará. En poco tiempo, se primará más la sinceridad y la transparencia en gestión, asumiendo errores y aciertos que las imágenes falsas creadas a medida de la galería. Es el futuro de la comunicación interempresarial, queramos o no. Pero claro, a eso todavía no estamos acostumbrados.

Vía | Vida de un consultor
Más Información | Externalidades
Imagen | racatumba
En Pymes y Autónomos | Razones por las que una pequeña empresa debe tener un blog

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos