Compartir
Publicidad

Apostar por el optimismo realista si vas a emprender

Apostar por el optimismo realista si vas a emprender
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Emprender, comenzar de cero una aventura empresarial. ¡Qué complicado! ¡La adrenalina se dispara! Y la incertidumbre, las preguntas, los miedos, los que desaniman y los que creen que serás el nuevo sucesor de Facebook y esperan que les de un puesto de trabajo.

Demasiadas emociones para gestionar. Y complicado mantener una actitud positiva realista día a día, sobre todo, si ya hemos experimentado el sabor del fracaso.

ACTITUD PROACTIVA

Ante un problema grave es fácil dejarnos llevar por la tristeza, miedo, ira... Los expertos aconsejan que no debemos dejarnos llevar por ellos, pero tampoco reprimirlos. Sobre todo, si hablamos de un contexto laboral donde estamos apostando todo: dinero, tiempo y energía.

En estas situaciones, es importante mantener una actitud racional para valorar la realidad de una manera lo más objetiva posible y no tirar la toalla a la primera de cambio.

Ante los obstáculos sólo existe una actitud efectiva: afrontarlos y sobre todo, buscar soluciones. Nos venden el éxito fugaz, pero también el inmediato y eso se aleja de la realidad. El éxito llega tras el esfuerzo y tras caerse muchas veces. Y no lo olvidemos, algunas veces, ni llega.

HUIR DEL INGENUO OPTIMISMO

Todos conocemos esas plataformas que inyectan mensajes poco realistas a los jóvenes y no tan jóvenes: todo es posible, vas a trabajar donde tú quieras. En algunos casos se hará realidad en un alto porcentaje, no.

Según el psicólogo Martin Seligman, no es sano vivir en un constante estado de ingenuo optimismo, al igual que tampoco lo es tener una actitud negativa. Lo ideal, es apostar por un estado de ánimo razonablemente positivo para que nos permita avanzar y superar las dificultades sin perder de vista la realidad.

OPTIMISMO REALISTA, LA MEJOR OPCIÓN

Un emprendedor con esta actitud tiene más posibilidades de éxito que las que temen al fracaso o creen que todo saldrá bien porque sí. Ya que al tener mayor ilusión y energía, son más emprendedoras y no se rinden tan fácilmente ante los obstáculos. Pero esto no quiere decir que sean ilusas y confíen su suerte al destino.

Son capaces de organizarse bien a la hora de conseguir sus objetivos y establecer un plan B por si las cosas no salen tal y como habían pensando.

Un emprendedor optimista realista, posee una capacidad de autocontrol mayor. Esto se debe a que conocen tanto sus debilidades como sus fortalezas.

En Pymes y Autónomos|Para emprender, ¿qué es mejor, talento o experiencia?

Imagen|Bearinthenorth

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos