Publicidad

Cuando el teletrabajo no es bien recibido en la empresa después del confinamiento

Cuando el teletrabajo no es bien recibido en la empresa después del confinamiento
Sin comentarios

El teletrabajo ha sido una constante en la pandemia, pero cabría preguntarse si previamente a la crisis del Covid-19 estaban las empresas llevando a cabo esta práctica del trabajo a distancia. Obviamente, no. Al menos no en la mayoría que sería deseable. El teletrabajo era visto como una alternativa abstracta, donde el trabajador sería incapaz de cumplir con sus obligaciones.

Por otro lado, tampoco había una cultura del teletrabajo por lo que, ni a nivel logístico ni como filosofía era aceptable ni viable. Hemos pasado de tener un porcentaje residual de empleados que trabajaban desde casa, apenas un 4%, a ver como en muchas empresas es casi una obligación para mantener distancias de seguridad y crear grupos de trabajadores separados que permitan la continuidad del negocio si existe algún contagio.

Vieja normalidad, presentismo y temor a no controlar a la plantilla

Todavía sigue existiendo miedo a la no presencialidad y direcciones de empresa que basan sus políticas en el control y no en la confianza hacia los empleados. A menudo se asocia el rendimiento con el de tiempo de trabajo y eso no es así; la productividad no se mide por horas sino por resultados.

Tal vez durante el confinamiento algunas empresas vieran con otros ojos el teletrabajo. Pero llegado el momento de la 'desescalada' volver a la rutina ha sido la 'novedad'. Como mucho, se permite trabajar semana sí semana no desde casa.

El teletrabajo ha venido para quedarse junto a otros hábitos en el ámbito laboral

Por lo que se refiere a si el teletrabajo ha venido para quedarse. Muchas empresas consideran que el personal es menos productivo desde sus casas, que se dedican a hacer otras tareas que nada tienen que ver con lo laboral. Por este motivo, por los prejuicios asociados las empresas no ponen en marcha esta modalidad de trabajo.

¿Quién puede desear soportar atascos, llegar a casa tarde y apenas tener tiempo para conciliar? Nadie. Por lo tanto, si la mentalidad no cambia lo tendrá que hacer la lógica, y ésta nos dice que un trabajador, desde casa es igual de productivo que en la empresa físicamente y ahorramos costes. Si funcionó de manera improvisada en marzo ¿por qué no va a hacerlo ahora?

¿El crecimiento del teletrabajo en España será lento pero imparable?

En España, el crecimiento del teletrabajo es muy lento. Sin embargo, la situación mundial actual vivida por el coronavirus ha demostrado a muchas empresas que sí tienen capacidad para implantarlo y esperemos que confianza para mantenerlo.

Viendo las ventajas que tiene esta modalidad, ¿no resulta paradójico que aún en plena pandemia algunas empresas apuesten por recuperar viejos hábitos? Según diversos estudios, el teletrabajo no ha llegado para quedarse en España. Como mucho se apuesta por un método híbrido.

El último informe del Centro de Investigación Sociológicas, apunta que un 74,5 por ciento de los consultados aseguraba no haber trabajado nunca o casi nunca desde casa, antes de la irrupción del coronavirus en el mes de marzo.

Si el objetivo sigue siendo la presencia, el cumplimiento del horario y observar al trabajador en contra de los beneficios y buenos resultados, el confinamiento y la llamada a apostar por el teletrabajo por parte de las autoridades, no servirá para mucho.

Imagen|Pexels

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios