Compartir
Publicidad

Valor vacío

Valor vacío
1 Comentarios
Publicidad

En muchas ocasiones he hablado en esta misma tribuna y en muchos otros lugares de la necesidad en nuestros servicios no competir en el precio, en la necesidad de competir en aportar valor, incluso en algunas ocasiones he llegado a desarrollar algunos conceptos al respecto sobre el coste de calidad, en contra del coste por el coste. Pero por supuesto todo esto solo tiene valor, si realmente el valor que aportamos es sustancioso, no un valor vacío, todo esto tiene valor si realmente el valor aporta valor real.

Y digo esto porque todo el mundo se llena la boca de aumentar el valor de sus productos o de los servicios que presta, de dar más valor que nadie a los clientes y de ser los mejores, más responsables y comprometidos del mundo mundial, ¿pero realmente eso es así?, y lo más importante, ¿realmente todo el valor que aportamos es valor de calidad, valor real, o simplemente es humo publicitario?

Por supuesto el tema de aportar valor tiene unos puntos muy definidos y otros son más subjetivos, es más incluso hay un tipo de valor que podemos imprimir a nuestros productos y servicios que en realidad no es tangible, es intangible y apela más a los propios sentimientos, sensaciones o percepciones del cliente. Y por supuesto ese valor en especial es un valor a potenciar mediante este humo publicitario que decía, para que se mantenga real, así que no es negativo aportar valor mediante la publicidad, pero el valor en su amplio aspecto del termino abarca mucho más que solo la publicidad.

Si realmente queremos ser diferentes al resto, diferenciarnos, marcar nuestras propias pautas y nuestros propios precios y que el cliente nos siga a nosotros y no nosotros al cliente, solo nos queda un camino: aportarle ese valor intangible y además ser capaces de imprimir todo el valor tangible que nos diferencié, eso sí, siendo consecuentes y acordes en todos nuestros pasos, procedimientos y estructura, es decir no podemos ser un “todo a cien” y querer dar un valor de un lugar de lujo, pero si que nuestra obligación es dar el máximo valor posible dentro de la categoría de los “todo a cien”.

En Pymes y autónomos | Del "low cost" al "quality cost" Imagen | Andrea Guerra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio