Compartir
Publicidad
Publicidad

Del "low cost" al "quality cost"

Del "low cost" al "quality cost"
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con este concepto que este editor expone extensamente en una obra de su autoría en forma de ensayo sobre gestión empresarial quiere mostrar las diferencias dentro del mismo concepto “Low cost” y lo que según mi entender debería ser la evolución de este concepto hacia el concepto “Q cost” u otramente dicho “Quality cost” para que este concepto fuese realmente rentable para la empresa y útil para la sociedad.

En los últimos años hemos escuchado hablar mucho del concepto “Low cost”, incluso hemos vivido la eclosión de este concepto en sectores y ámbitos que se alejaban de los sectores y orígenes que los vieron nacer y desarrollarse, pero esta eclosión también ha llevado a una perversión del mismo concepto, veámoslo.

El concepto “Low cost” en realidad no es un concepto novedoso, es un concepto tan antiguo como la existencia del comercio en general, a lo largo de la historia en general siempre se han ofrecido productos de un mismo ámbito pero de distinta gama de calidades, lo que realmente venia a transformar el moderno concepto de “Low cost” era precisamente ya no solo el ofrecer diversas gamas de calidades sino ofrecer la mayor calidad posible al menor y mejor optimizado coste posible, esto apoyado por varias estrategias, procesos y en muchos casos por el uso intensivo de las nuevas tecnologías o la deslocalización por ejemplo según los casos era, es y será un objetivo y un reto para cualquier empresa.

Ahora bien la perversión del concepto “Low cost” se produce cuando ya no se trata de ofrecer el mejor servicio o producto al mejor precio posible y también con la mejor rentabilidad posible para la empresa sino que entonces de lo que se trata es de ofrecer productos o servicios lo más baratos posibles sin que importe primordialmente el equilibrio con la calidad, ello podrá tener otros nombres, como segmento de un producto o servicio, productos o servicios baratos pero en ningún caso productos o servicios “Low cost”.

Dicho esto decir que probablemente el error este en ensalzar, en perseguir el modelo “Low cost” en todos los casos, probablemente sería mejor e incluso más rentable para la empresa apostar por el modelo “Q cost”, un modelo que apueste por conseguir la máxima optimización del coste, si, pero relacionada indisociablemente con un nivel de calidad y servicio que nunca deberemos rebajar, y es que ni todo el mundo persigue lo más barato, ni todo el mundo se conforma con una baja calidad, seguro que el “Low cost” será una buena y apetecible opción en algunos casos, ¿pero en todos?, y especialmente y lo que más nos incumbe en este articulo, ¿será siempre apostar por vender lo más barato para vender más lo más rentable en todos los sentidos para la empresa?.

En pymes y autónomos | Cada vez que compramos marca blanca, Dios mata un gatito
Imagen | pixelmaniatik

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio