Compartir
Publicidad

Transporte público y privado sin monopolios ni límites

Transporte público y privado sin monopolios ni límites
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En alguna de mis estancias en Nueva York en lugar de realizarlas en Manhattan, las he realizado en algún apartamento en el cercano estado de New Jersey, esto me ha dado la posibilidad de descubrir como la zona soluciona con una excelente propuesta de transporte de uso público y privado la necesidad de millones de personas de cruzar el rio Hudson diariamente y ello me ha hecho reflexionar y mucho sobre varios temas, los cuales podríamos aplicar a nuestros negocios y nuestras empresas, veámoslo.

Primero me ha hecho reflexionar son el valor de saber aprovechar la oportunidad, segundo me ha demostrado en que el dinamismo empresarial se encuentra en la ausencia de cortapisas y tercero, me lleva a la conclusión de que servicio público, no debe llevar aparejado irremediablemente el atributo de servicio de diseño o gratuito, vamos por partes.

Para empezar me ha demostrado como de una necesidad (acceder diariamente a Manhattan) una mentalidad en busca permanente de la oportunidad de negocio como la norteamericana sabe encontrar la oportunidad, y ya de no como de esa necesidad sabe encontrar el motivo, la razón para tejer una impresionante red pública de acceso, que también, sino que la falta de excesiva regulación al respecto y la ausencia de (lo que nos lleva a la segunda parte de lo que quería comentar) cortapisas, permite la entrada y el acceso de operadores privados que nos ofrecen todas las opciones habidas y por haber para realizar ese trayecto.

¿Cuáles son esas opciones?, pues se nos ofrecen vehículos privados, ferries, incluso vuelos diarios con helicóptero para sobrevolar en pocos minutos lo que por carretera nos llevara unas dos horas diarias por trayecto en hora punta (bien, en NY siempre), pero si algo refleja a la perfección lo que quiero exponer son las líneas de autobuses, allí no se pelean, ni ponen coto a la aparición de empresas que compitan con la pública, con la estatal, existe la publica la de NJ transit que nos conducirá a Manhattan pero en línea a esta existen decenas de líneas privadas de autobuses que hacen los mismos, parecidos y también distintos recorridos sin que nadie ponga el grito en el cielo.

Y otra de las enseñanzas que a mí me ha aportado este modelo norteamericano es la búsqueda de la eficiencia ante todo. Personalmente me hace gracia cuando en por ejemplo Barcelona nos quejamos de nuestra línea de Metro y decimos que es mala, nos quejamos pero solo hace falta visitar un poco de mundo para darnos cuenta de que tenemos una de las mejores infraestructuras de suburbano existentes…. en lo que a diseño se refiere. Aquí nos hemos centrado en lo bonito, en el diseño, en lo sostenible, en poner ascensores y accesos para todos y casi nos ponen flores en los pasillos, mientras en otros sitios, léase Nueva York, no tienen flores, grandes diseños y limpios retretes pero tienen una de las redes más extensas y eficientes del mundo, cuestión de prioridades.

Sin olvidarnos del que piensa que transporte público debe de ser sinónimo de gratuito y que se debe poner coto a las empresas privadas en la prestación de estos servicios pues (dicen) son de “interés público”, si algo tiene Nueva York, es que nadie discute las opciones de transporte público, como tampoco las de privado, si alguien quiere la opción más barata sabe dónde cogerla y el que quiere sobrevolar el Hudson en helicóptero lo hace, cada uno hace lo que quiere y existen opciones para todos.

¿Transporte gratuito para todo el mundo?, el transporte es un servicio, tiene un coste y hay que pagarlo, que existan descuentos, ayudas y lo que sea para determinados colectivos sí, pero quien lo quiera gratis que vaya andando y quien se queje de que es caro que vaya en patinete que es más barato. Que todos queremos una estación, una parada lo más cerca de nuestra parada pero que nos lo ofrezca el estado, si queremos eso, ¿Por qué no potenciamos redes privadas que lo promuevan?, de pago, por supuesto, y siempre y cuando sea rentable a un coste bajo o estemos dispuestos a paga el coste que la haga rentable evidentemente.

Tema aparte son los que se creen que el servicio público o privado debe o puede absorber la demanda de las horas punta cuando por ejemplo salen a las cinco de la mañana ebrios de la discoteca y que encima tendrían que ir gratis y dejarlos en la puerta de casa, eso conduce a conclusiones como que ningún servicio público o privado puede absorber puntas de demanda como el final de un partido de futbol, la salida de zonas de ocio nocturnas al cierre, etc. y también a conclusiones como que quien quiere un transporte de calidad tiene alternativas para hacerlo y quien no a pagar el aproximadamente un euro del trayecto del metro o autobús, pero todos estos ya son temas para otros artículos o tipos de reflexiones.

En Pymes y Autónomos | La mala reputación
Imagen | njt4148

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio