Compartir
Publicidad

Rumores: "Me han contado que..."

Rumores: "Me han contado que..."
0 Comentarios
Publicidad

Conozco más de una empresa de servicios, en la que el medio de comunicación más utilizado no es el e-mail, es el rumor.

Los rumores nacen normalmente en la pausa del café o del desayuno, se suelen hacer en voz baja, pues de esta forma parece que la información que se transmite es todavía más interesante. Respecto al contenido, puedes encontrarte de todo, desde algún comentario sobre un compañero de trabajo (algo que ha hecho, dejado de hacer, su indumentaria, el peloteo al jefe…) o de la empresa (es que la situación económica no es buena, este mes no se ha podido pagar el impuesto “X”…).

En alguna empresa me he llegado a encontrar que era ¡la propia Dirección quién extendía el rumor!, con el objetivo que éste llegase a oídos del interesado, ahorrándose de esta forma tener que transmitir el contenido, probablemente “desagradable” (llamada de atención…), directamente a esa persona.

En general es muy difícil evitar la proliferación de estos rumores, y debemos partir de la base que en sus inicios puede que alguna información cierta albergara en su contenido, aunque dependiendo de la escala de transmisión del rumor, cuanto más al final de ella nos encontremos, menos veracidad tendrá.

Por otra parte, los rumores no benefician a nadie pues llegan incluso a formar parte del mercadeo sobre la situación de la empresa, “yo te cuento esto si tú me dices aquello” , añadiendo incertidumbre, afectando a las relaciones laborales entre los propios compañeros o entre empresario y empleados, suponiendo una pérdida de tiempo y un desgaste, pues no podemos estar todo el día atajando rumores que pueden estar infundados.

El problema del rumor radica en la falta de una buena comunicación entre la Dirección de la empresa respecto a sus empleados, y cada empresa es un mundo, por lo tanto dar una solución generalizada es difícil. Aunque los principios en los que debe basarse una buena comunicación son la honestidad, la sinceridad y la falta de intermediarios, por lo tanto, no utilicemos a terceros para informar si podemos comunicarlo nosotros directamente.

Foto: Omacaco

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio