Compartir
Publicidad

Los argumentos de los gobernantes nos permitirían defraudar

Los argumentos de los gobernantes nos permitirían defraudar
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Estoy un poco cansado ya de la doble vara de medir de nuestros gobernantes (presentes y pasados) que justifican sus salarios, sus primas, sus gastos con un argumento que no nos dejan utilizar al común de los contribuyentes. Se escudan en que su peso relativo en el conjunto de la economía española es irrelevante.

Si cada autónomo, o cada pequeña o mediana empresa comparase los impuestos que debe pagar con el conjunto de los impuestos que recauda el estado, llegaría a la misma conclusión que sus señorías, lo que pago yo no es importante, es una muy pequeña fracción del total, ¿qué importa si no la pago?

Mis ingresos anuales como autónomo este año (soy arquitecto) no han llegado a 30.000 euros, de los que hacienda me ha ido reteniendo un 15% en cada una de mis facturas, lo que supone 4.500 euros, ahora me toca (como a todos los autónomos) cerrar el balance anual, descontar gastos, pagar IVA, y todas esas cosas que conocemos de sobra.

Si no hubiese tenido gasto alguno tendría que aportar otros 1.500 euros, pero probablemente la cuenta me salga a devolver, es decir , ya he pagado (en retenciones) más de lo que me correspondería; cuando llegue el momento haré la declaración del IRPF y pediré al estado que me devuelva lo que me ha cobrado “de más”, y ellos se tomarán su tiempo para hacerlo, (desde unos días a unos meses).

Mi caso no es excepcional, aún no siendo arquitectos, hay muchos autónomos y que no superan los 100.000 euros de ingresos; suponiendo que no hubiesen tenido gasto alguno, sólo
de IRPF tendrían que pagar 20.000 euros como máximo.

Si pudiese dejar de pagar impuestos durante un año o dos (mientras dura la crisis) la repercusión que eso tendría sobre las arcas del estado sería irrelevante, con hacer media sesión menos en el senado ya habrían ahorrado lo que yo he hubiese dejado de pagar. Y a mí me permitiría gastar en otra cosa (por la que pagaría impuestos) o ahorrar (pagando impuestos por el rendimiento que me generase ese ahorro).

Una pyme destina a impuestos una parte muy importante de sus ingresos, parte se va en las nóminas de sus trabajadores, sobre los beneficios remanentes aún ha de aportar otra cantidad.

Si en una situación de crisis como la que vivimos, en lugar de un iniciar un ERE, las pymes pudiesen someterse a una suerte de periodo de carencia que les permitiese no pagar esos impuestos (sobre todo en aquellos casos en que son los impagos de alguna administración la causa de sus problemas económicos) durante un tiempo, probablemente se salvarían algunos puestos de trabajo, tal vez sólo unas decenas.

Con los impuestos que tenía que pagar esa empresa a lo mejor sólo se tienen que privar de las dietas un par de ministros durante un año.

Es probable que si pymes y autónomos viesen reducida su carga impositiva fuesen capaces de aumentar su productividad, pagar un poco más a sus empleados, y quien sabe, tal vez hasta podrían volver a generar empleo.

Por poner un ejemplo, sólo con que los 350 diputados, prescindieran de 1000 euros de sus dietas al mes durante un año, 1400 autónomos con ingresos inferiores a 25.000 euros podrían dejar de pagar impuestos ese año. Eso a sus señorías no les afectaría al bolsillo, pero a esos 1400 autónomos les supondría poder pagar algunas facturas y sobrevivir un año más.

Y es que si esos gastos se pueden justificar por su insignificancia, esos ingresos también son insignificantes (luego prescindibles).

En Pymes y Autónomos | ¿Cuán larga es nuestra vida laboral?
Imagen | Fran Carreira

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio