Compartir
Publicidad
Publicidad

La distancia es enorme

La distancia es enorme
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si hay algo que me ha quedado claro después de asistir hoy a los actos del día del emprendedor son los distintos mundos en los que viven cada uno de los actores del sistema económico y que la distancia entre ellos es enorme. Viendo la configuración geográfica de los stands y talleres en el recinto, uno lo puede trasladar a la vida real esa configuración y puede ver cuál es una de las principales razones de que esto no funcione.

Zonas de asesoramiento, stands de organizaciones, talleres independientes, ponencias, etc. Remo habló hace unos días sobre la farándula del emprendedor, yo, sobre eso, no tengo más que añadir.

El problema del evento al que he asistido y que se repite en todos los que he visto sobre este tema es que cada uno de esos aspectos son compartimentos estanco y así se tratan en ellos. ¿Sería muy osado que la organización juntara en una mesa a cada uno de los implicados (instituciones públicas, empresarios, aspirantes a serlo, financieros) y se debatiera sobre la realidad?

Por un lado hay talleres o ponencias sobre la internacionalización, sobre planificación, sobre marketing. Por otro lado los financieros intentan hacernos ver qué se necesita para obtener financiación y unos metros más allá, los emprendedores se quejan de que las puertas para conseguir capital y desarrollar sus proyectos no se abren por mucho que llames.

Luego llega el político animando a emprender, que emprender es fenomenal, que es difícil pero muy recomendable, que ahora hay grandes oportunidades, que con la crisis está aumentando la creación de empresas (también la destrucción, pero eso no se dice), que hay muchísima financiación porque el plan a y el b y el c y cita una retahila de planes de financiación a los que al final acceden unos pocos.

Total, cada uno predica en su desierto, cada desierto está a kilómetros del otro y pocas veces hay un punto de encuentro. El emprendedor no es capaz de pensar como financiero para reflexionar el por qué no le abren esas puertas, el financiero no tiene mentalidad empresarial más allá de sus análisis de riesgo comparado y el político solo quiere firmar acuerdos con unos y otros sin ir más allá.

No todo es malo, es cierto que hay instituciones públicas que funcionan bien, con planes de formación, de mentorización, que apoyan y organizan jornadas de trabajo que fomentan la cooperación empresarial, asociaciones que buscan integrar sinergias, iniciativas de emprendedores para emprendedores, hay oasis en los desiertos.

Si realmente queremos poner en marcha una maquinaria empresarial que funcione debemos de integrar a todos estos elementos, mientras la distancia entre ellos siga siendo tan grande, difícil lo tenemos.

En Pymes y Autónomos | El día del emprendedor Imagen | seedrocket

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio