Publicidad

La adicción al trabajo y sus consecuencias

La adicción al trabajo y sus consecuencias
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Resulta paradójico que se den este tipo de problemas como la adicción al trabajo en un país con una tasa de desempleo tan alta. En un momento en el que cualquier español en paro desearía encontrar un empleo,nos encontramos con un grupo de personas que tienen una implicación excesiva en su actividad laboral. Lo preocupante es que este exceso de dedicación no está relacionado con una necesidad objetiva,sino con una necesidad psicológica.

Lo grave para estas personas es que su problema está bien visto por parte de los superiores y la sociedad. Sin embargo, para estas personas el trabajo se convierte en el centro de su vida e incluso en su refugio por lo que las consecuencias las pagan la familia, su vida social e incluso el ocio. Llevar trabajo a casa para el fin de semana y en vacaciones no es un buen síntoma, y por supuesto no nos muestra a una persona volcada en su trabajo sino obsesionado con él.

Según un estudio elaborado por un grupo de investigadores de la Universitat Jaume I de Castellón, el porcentaje de adictos al trabajo en España se sitúa en torno al 4,6%. Aunque los pronósticos aseguran que esta proporción se triplicará a corto plazo. La cifra podría llegar al 11,8% en los próximos tres años.

La adicción al trabajo (también denominada con el término anglosajón workaholics) se caracteriza por una necesidad excesiva e incontrolable de trabajar de forma constante.

Las consecuencias más graves son: aislamiento,relaciones familiares deterioradas, malhumor, desinterés por las relaciones interpersonales no relacionadas con el trabajo. Además de disponer de poco tiempo libre y alteraciones del sueño.

El adicto al trabajo suele negar el problema, porque como comentábamos antes el trabajo intenso está bien visto lo que facilita que la persona que sufre este síndrome prolongue este comportamiento. Es evidente que no toda dedicación entusiasta al trabajo es una adicción. Muchas personas trabajan mucho pero saben desconectar en su tiempo libre.

El problema aparece cuando se es incapaz de parar y cuidar otras parcelas de nuestra existencia igual de importantes que el trabajo e indispensables para gozar de una buena salud mental.Si tenemos cerca algún caso en el que un amigo o conocido esté utilizando el trabajo como excusa para no disfrutar de su familia, amigos y aficiones debemos mantener una conversación relajada sobre este asunto.

Es importante incitarle a que practique alguna afición, se distraiga y por supuesto que vuelva a ser capaz de encontrar el equilibrio entre su vida profesional y personal incluso pidiendo ayuda a un profesional si fuera necesario.

En Pymes y Autónomos|La adicción al trabajo y la productividad no se llevan bien,"Curroalcohólicos": jefes adictos al trabajo Imagen|Ed Yourdon

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios