Compartir
Publicidad
Publicidad

Hijos de puta, todos a trabajar que son asuntos serios

Guardar
23 Comentarios
Publicidad

Pienso, y son asuntos serios,
lo poquito que nos queda si perdemos el respeto.
Siento, y a veces me averguenzo,
por todos los que les falta, los que no lo conocieron.
Miento, si digo ahí soy perfecto,
son abruptos los senderos que conducen a mis adentros.
IC ya nos avanzó la sentencia del TSJC que considera que llamar hijo de puta a alguien (jefe en este caso) no es motivo de falta dado que su Señoría dicta que esa expresión, hijo de puta, está dentro de los usos admitidos del nuevo lenguaje, por lo que absuelve al trabajador.

No lo voy a discutir, cuando es una expresión que todos hemos dicho alguna vez, en los más variopintos entornos y contextos y no hay día que no la oigamos en boca de unas y otras personas. Miento, si digo que ahí perfecto, pero creo que hablamos de asuntos serios.

La pérdida de respeto en las relaciones sociales, laborales y personales sigue latente, por más que un juez lo diga. Podemos debatir si es excesivo o no despedir por este motivo, por supuesto, pero admitir un un uso coloquial de dicha expresión. eliminado la componente de insulto me parece un grave error y una tomadura de pelo.

El respeto entre las personas tiene que ser el pilar de cualquier relación, dentro de unas normas cívicas que llevan mucho tiempo preestablecidas. Claro está, salvo que ahora sea progre e innovador faltarse el respeto en el trabajo o la vida cotidiana, de manera independiente de la relación jeráquica o de poder que se establezca en estas relaciones.

Es curioso como en esta sociedad campamos casi a la deriva cruzando solo un par de titulares. Nos planteamos por un lado instaurar la figura de autoridad del profesorado cuando por otro lado sentenciamos que insultar es coloquial. Una aplicación muy mercantil de los usos y costumbres del lenguaje desde luego.

A mí sólo me gustaría hacer un experimento jurídico si mi empresa estuviera bajo la jurisdicción de este juez. Mañana, al llegar a la oficina, me dirigiría todos mis compañeros con la trase que titula el post: “Hijos de puta, todos a trabajar que son asuntos serios”. Quizá este mismo juez pierda la coloquialidad de la expresión y dé marcha atrás, quién sabe.

Vídeo | Youtube
Más Información | El Periodico
En Pymes y Autónomos | Cómo ganarse el respeto de los clientes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio