El Gobierno no entiende al autónomo y su propuesta de cotización por rendimientos es una prueba de ello

El Gobierno no entiende al autónomo y su propuesta de cotización por rendimientos es una prueba de ello
Sin comentarios

Rendimientos de 3.000 euros anuales. Y pago de una cuota de cotización de 200 euros al mes. Este sería el primer tramo de cotización, para aquellos que ganan menos dinero como autónomos. Es decir, si con tu actividad de autónomo logras unos ingresos netos de 250 euros, descontados gastos, tendrás que pagar una cuota de autónomos de 200 euros al mes. Es un ejemplo claro de cómo el Gobierno no entiende al autónomo y esta propuesta de cotización por rendimientos es una prueba de ello.

Los primeros que han manifestado su malestar son las principales asociaciones de autónomos. Por varios motivos. Para empezar porque esta propuesta no se les ha planteado directamente a ellos, sino que se ha sacado fuera de la mesa de negociación. Mal comienzo. Pero es que luego los tramos realmente no cumplen el propósito que facilitar que, especialmente en los tramos más bajos, se den de alta en autónomos en lugar de que quede en el limbo.

Adiós al ahorro en la cotización para los que ingresan por debajo del SMI

Porque no nos engañemos. Mucha gente realiza trabajos que cobra y no factura. Porque precisamente actualmente un autónomo, si se acoge a la tarifa plana pagaría 60 euros durante los seis primeros meses y después se irá incrementando progresivamente hasta llegar a los casi 300 mensuales. ¿Merece la pena coger uno de estos trabajos con unos rendimientos tan bajos? Claro que no y los que lo hacen seguirán sin darse de alta en autónomos.

La promesa de pagar menos a partir de 2030 es poco más que un brindis al sol

Pero es que en los siguientes tramos sigue por los mismos parámetros:

  • Ingresos entre 6.000 y 9.000 euros. Aquí los autónomos pagarán 230 euros.
  • Entre 9.000 y 12.600 euros. Los autónomos que ganen una cantidad entre estas dos abonarían unos 245 euros al mes.
  • Entre 12.600 y 17.000 euros anuales. Se deberá abonar una cuota de 260 euros al mes.

¿Dónde está el ahorro en las cotizaciones que se han encargado de publicitar para los autónomos que tienen menores rendimientos? La realidad es que la mayoría se van a quedar igual o pagarán más de lo que pagan ahora cotizando por la base mínima.

Si quieren mejorar los ingresos, empecemos por ponérselo muy fácil a todos aquellos que ahora no cotizan. Porque realizan trabajos esporádicos, de temporada, o simplemente porque sus ingresos son tan bajos que no les merece la pena. ¿Qué ha sido de esa tarifa de 100 euros de cotización si los ingresos estaban por debajo del SMI?

Autónomos, los nuevos esclavos del siglo XXI

Y luego están los que tienen mejores rendimientos, y a su vez más posibilidades para cotizar por la base mínima y dedicar un parte de lo que le correspondería pagar en función del excedente de beneficios sobre dicha base al ahorro a un plan de jubilación futuro, etc. Todos ellos valoran su libertad de elección y no quieren perderla.

Arriesgan como autónomos, no tienen la seguridad de tener ingresos cada mes como un trabajador por cuenta ajena. Y trabajan en su mayoría muchas más horas de las 40 semanales, tanto como profesionales, como por sus obligaciones como empresarios, fiscales, laborales, comerciales, etc. Ahora puede que muchos no les compense trabajar por cuenta propia si están sometidos al mismo régimen que el trabajador por cuenta ajena.

¿Quién apoyaría una reforma de este tipo? Dudo que ningún sector de los autónomos lo hiciera. La esperanza que nos queda es que como muy pronto entraría en vigor en 2023 y el año siguiente es año electoral. Y nadie quiere pasar por unas urnas habiendo metido un sablazo importante a 4 millones de contribuyentes sin dejar a ningún colectivo, ni por arriba ni por abajo, contentos.

Imagen | stevepb en Pixabay

Temas
Inicio