Compartir
Publicidad
Publicidad

¿En busca de la oportunidad?, ¡crea la oportunidad!

¿En busca de la oportunidad?, ¡crea la oportunidad!
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

En uno de mis últimos viajes a USA, en una fría y desapacible tarde de otoño casi invierno, después de haber estado toda la tarde trabajando en mi apartamento neoyorkino y de haber dado un paseo a orillas del majestuoso rio Hudson, descubrí mientras tomaba un café entre medio de una cálida conversación, porque me enamora tanto desde que nací ese país, porque concretamente Nueva York siempre ha sido, es y será la niña de mis ojos.

Y toda esta declaración de amor más que un arrebato personal tiene mucho que ver con mi actividad profesional, tiene mucho que ver con las empresas y los profesionales, pues en esa cálida conversación descubrí lo que es esperarlo todo de uno mismo y no poner la responsabilidad en los demás, descubrí que las oportunidades se buscan, se consiguen, nunca se esperan.

Si por una cosa se caracteriza desde siempre la sociedad estadounidense es por su marcado carácter emprendedor, pero un marcado carácter emprendedor que va mas allá de querer ser empresario, emprendedor entendido como una filosofía de vida, entendido como el autentico sueño americano, ¿y cómo podemos trasladar eso a nuestras empresas, a nuestro día a día?

El autentico sueño americano no podemos basarlo solo en un número en una cuenta corriente a una determinada edad, ese no es el sueño, ese puede ser uno de los objetivos del sueño pero el sueño va mucho más allá de eso: El sueño es arriesgar para ganar, competir para ganar, prepararse, auto superarse para ganar, el sueño es ganar.

El estadounidense no espera que el estado le aporte soluciones, el estadounidense no confía en el estado, el estadounidense confía en él, en su capacidad para desarrollarse, en su capacidad para prosperar desde la nada, en su capacidad para crear oportunidades donde no las había, en su capacidad, porque sabe que él es la capacidad.

Y todo esto que ya lo sabía desde hace muchos años lo aprehendí , lo incorpore en lo más profundo de mi ser simplemente tomando ese fantástico café, solo me hizo falta empaparme del pulso de esa gente, del pulso de la ciudad, de cómo en cualquier rincón mirando simplemente por la ventana encuentras un intento de oportunidad de negocio, como en cada empleado encuentras un empresario en si mismo que solo busca superarse, auto superarse, no un empleado que mira de reojo y con recelo al empresario.

En Pymes y Autónomos | Master oficial para emprendedores ¿hace falta un master para emprender?
Imagen | morrissey

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio