Publicidad

La bancarización de la economía y un mayor control de las operaciones en tiempo real

La bancarización de la economía y un mayor control de las operaciones en tiempo real
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Cada año el porcentaje de operaciones que se pagan con tarjeta de crédito aumenta. A esto contribuyen diferentes factores, desde la bajada del límite de operaciones que se pueden pagar en efectivo y el uso generalizado de tarjetas y pago por móvil para pequeñas cantidades que antes se abonaban en metálico. Esto nos lleva poco a poco hacia una mayor bancarización de la economía y un mayor control de las operaciones en tiempo real.

Se estima que el efectivo irá reduciéndose todavía más, hasta llegar a ser casi irrelevante en un futuro próximo. Las fechas más optimistas lo sitúan sobre 2030 en España, apenas diez años. Pero hay que tener en cuenta un aspecto que no se contempla, porque una cosa es que no se registren pagos en efectivo y otra diferente que no se use el dinero en efectivo. La economía sumergida se mueve en dinero de papel y esta es una de las principales razones para tratar de que cada vez se use menos.

Llevamos ya años hablando de ello. Muchas empresas, comercios y profesionales de todo tipo se resisten todavía a aceptar pago con tarjeta, lo que implicaría un menor control. Por otro lado los sistemas de control de la Hacienda pública cada vez incluyen a un mayor número de organizaciones. No se trata solo de el SII, las pymes y los autónomos del País Vasco también tendrán que empezar a enviar sus facturas en tiempo real en 2020.

Para acabar de cuadrar un poco más el círculo el régimen de módulos lleva ya tiempo señalado como un anacronismo que desaparecerá más pronto que tarde. Y para muchos sectores será un problema ya que hoy por hoy supone un gran beneficio a la hora de tributar, más allá de la simplificación administrativa y de gestión que facilita a las empresas que se acogen al mismo.

Y este es el principal problema para muchas organizaciones, un mayor control, una mayor bancarización de los pagos implica también más obligaciones. El principal problema para muchos será pasar de la factura de papel o la hoja de cálculo en el mejor de los casos a un sistema que se integre con Hacienda. La otra opción es que una vez desparezca el efectivo, la integración se realice con el banco, por el cual necesariamente pararán todas las operaciones.

Poco a poco vamos convergiendo hacia este modelo. Será en 10 años o en 20, pero el control será mayor, el efectivo irá desapareciendo y la única duda que me genera es si el uso de criptomoneda se acabará por implantar a nivel popular o no y como afectará al control que ejerce la administración sobre los negocios.

Imagen | martaposemuckel

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir