Compartir
Publicidad
Publicidad

Autónomos y empresarios: prohibido enfermar

Autónomos y empresarios: prohibido enfermar
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

El autónomo trabaja, el empresario trabaja, y el empleado descansa. Esta contundente frase me sirve para poner sobre la mesa el tema de las oportunidades de tomarse unos días de descanso y de reposo cuando lo necesitan los empresarios y los autónomos, y en las mismas posibilidades de los empleados.

Por supuesto no voy a entrar aquí a tratar las posibilidades legales de ponerse enfermo y por ende estar de baja, pues por supuesto la salud humana no sabe en que profesión trabajamos y si nos hemos de poner enfermos nos pondremos igual. Tampoco voy a entrar en la teoría esa que dice que el empresario o el autónomo si no se queda en casa cuando enferma es porque no quiere, aquí voy a entrar a exponer lo que sucede en la práctica.

Y lo que sucede en la práctica, es que por muchos que el empresario y el autónomo puedan lógicamente legal y teóricamente quedarse en la cama enfermos, en realidad eso no es así, y normalmente a no ser que realmente sea una enfermedad incapacitante el empresario, el autónomo se desvive cada día por abrir la persiana, por tirar adelante el negocio, de mientras, el empleado reclama “sus derechos” y se queda en casa con una (a veces dudosa) baja mientras que el que le paga le sustituye.

Y por supuesto que el empleado tiene todo el derecho a estar enfermo, faltaría más, y que es lógico que se ponga enfermo y descanse, pero aquí, con la contundencia que muestro se trata de demostrar las cosas: se habla mucho de los derechos de los trabajadores pero se tiene muy poco en cuenta la realidad del autónomo y del empresario, y se pretende también poner en el foco que en muchas ocasiones hacen algunos empleados de las bajas médicas, pero en fin, esto último en todo caso, daría para un artículo independiente.

En Pymes y autónomos |El control de las bajas médicas Imagen | digital cat

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio