Publicidad

Tendencia de otoño: gurús y ninjas

Tendencia de otoño: gurús y ninjas
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Ayer leí un artículo de Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña titulado "Tu gurú, tururú...", un buen título invita a entrar en la historia que nos quieren contar. Efectivamente desarrollaba con ingenio estas dos figuras que él denomina como "los sustitutos de los tertulianos "opinalotodo" de los últimos 20 años"

Los gurús y los 'ninja'son personas que todo lo saben en sectores como en internet, social media, negocios, ventas..., y asesoran a todo el que esté dispuesto a pagar y a escuchar sus reflexiones, sean o no de interés y útiles.

Lo peor de estas figuras no es su nombre sino lo que esconde tanto título caído del cielo. Algunos se forman y otros directamente suben dos escalones y se autodenominan 'ninjas' que es un estado superior a gurú.

Lo grave de estos personajes no es que gusten de proclamar a los cuatro vientos que no saben lo que significa la humildad y menos aún la sabiduría, sino que hablen, opinen y asesoren la mayoría de las veces sin tener tan claro lo que dicen.

Alejandro Suárez viene a decir lo que ya hemos comentado en alguna ocasión en este blog:

"La persona que se considera a sí misma gurú de algo da la impresión de dos cosas: de una vanidad desorbitada y de muy poca inteligencia. Autoproclamarse gurú en cualquier faceta es síntoma de soberbia que incluso se da en casos con pocas cualidades profesionales de las que presumir"

Estoy de acuerdo con él a la hora de elegir el término medio. No es posible que en nuestro país hayan brotado como setas en otoño una cantidad de sabios que más quisieran en el Renacimiento. No es así. De hecho unos se copian a los otros.

Para todo el que esté buscando orientación a nivel laboral o para mejorar en su profesión, resultará más positivo e incluso rentable observar qué dicen o hacen otro tipo de persona, aquellos que sí podrían presumir de sabios pero callan y escuchan y se sienten aprendices durante toda su vida.

Internet es como una gran biblioteca donde antes de escoger un libro hemos de pasear, mirar en diversas estanterías hasta tropezar con un tesoro que quizás esté en un rincón y apenas lo hayan sacado de su escondite unos cuantos.

La autenticidad, la humildad, el aprendizaje constante, y el no presumir de títulos ficticios o reales es el perfil interesante, es el que describe normalmente a la persona que aporta de manera sencilla y sin focos. Huyamos de gurús y 'ninjas' que sólo generan confusión.

En Pymes y Autónomos|El poder de los videntes de la Red,Internet no es siempre la solución: cuidado con el gurú

Imagen|Edgar Rodríguez

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios