Compartir
Publicidad
Publicidad

Monedas locales como herramienta proteccionista del pequeño comercio

Monedas locales como herramienta proteccionista del pequeño comercio
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En plena canícula veraniega escribí un post en El Blog Salmón acerca del nacimiento de las llamadas monedas virtuales. Se trataba de reflexionar a cerca de esas unidades de cuenta, a las que alguien daba un contravalor en divisas oficiales, y que estaban vinculadas a videojuegos, redes sociales, etc. Le daba una vuelta a la relación que existía entre la eclosión de las mismas y el descrédito de las monedas soberanas, de las respaldadas por nuestros Bancos centrales. Poned en conexión este fenómeno con el nacimiento de las Entidades de Dinero Electrónico y el futuro que se abre es sugerente. E inquietante.

Claro que los euros, las libras, las monedas emitidas por los antaño poderosos Bancos Centrales tienen otros frentes de batalla. Frente al movimiento descrito, que los amenaza desde arriba, impulsando la creación de monedas mundiales de patrocinio privado, surgen otras alternativas desde abajo: las monedas locales, sociales, usadas en contextos geográficos muy determinados, y en la mayoría de los casos con una fuerte base ideológica, ya que sus patrocinadores suelen ser ongs, corporaciones locales, asociaciones de comerciantes, etc...

No es nada nuevo, pero en los últimos tiempos se han revitalizado, y los motivos son, en parte los ya expuestos: el cuestionamiento de la divisa oficial, de su valor y de su falta de relación con la economía real. Frente a ellas surgirían este tipo de monedas, emitidas por las organizaciones citadas , y que solo serían validas en esas comarcas, o en las redes de empresas afiliadas.

En buena medida soy escéptico ante ellas. No dejan de ser tickets de compra, cortycoles de toda la vida revestidos de un rollo social y progre (¿quién y cómo respalda su valor?). Pero sobre todo no dejan de ser, en ultima instancia, una estratagema del comercio, de los empresarios de la zona. Una barrera proteccionista para conseguir que la gente de la zona no consuma fuera, lo que a algunos parece agradar:

Está prevista para utilizarse durante los próximos dos años, aunque todo dependerá de la marcha de la crisis. Nuestro objetivo no es tanto crear empleo como conservar los pequeños negocios. La clave es que la gente del barrio consuma en el barrio

Sinceramente, creo que es la antítesis del espíritu que debería animar un comerciante. Un comerciante local debería conocer tan bien a a sus clientes, sus necesidades, estar tan implicado con ellos como no puede estarlo una gran empresa, para encontrar siempre un nicho inatacable por parte de aquella. Explotar este tipo de medidas, donde me da que se consumen recursos de contribuyentes vía subvención en la mayoría de los casos, no deja de ser un modo de ponerle barras al campo: no compres al extraño, no compres por internet, cómprame a mi que soy de aqui.

Lo siento, pero me quedo mucho antes con las monedas virtuales que antes comentaba. La clave esta en eliminar barreras no en elevar muros para proteger los intereses de unos pocos, reproduciendo a pequeña escala aquello que esta demostrando unos fuertes tics de ineficacia, de ineficiencia, de arbitrariedad.

Vía | juan sainz de los terreros Más información | El Economista, Brixton Pound En Pymes y autónomos | ¿Quieres montar tu propio banco virtual? Entidades de dinero electrónico Imagen | Loz Flowers

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos