Compartir
Publicidad

La tarifa plana: ¿es una buena estrategia de precios?

La tarifa plana: ¿es una buena estrategia de precios?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las últimas declaraciones de ciertos dirigentes de empresas del sector de las telecomunicaciones, Telefónica hace unos días y ahora Vodafone, ponen en la picota el uso de las tarifas planas en ese sector. ¿Es este sistema el mejor para las empresas? ¿A quién favorece más, al que presta los servicios o al que los recibe?

Muchas empresas del sector servicios suelen utilizar este sistema para fijar sus precios u honorarios. Para las pymes, es un sistema más cómodo y evita discusiones con el cliente, que sabe lo que tiene que pagar cada mes y se evita la incertidumbre que las fluctuaciones en el importe de las facturas puede generar.

Para una pequeña empresa, el hecho de estar calculando el importe de los precios a cobrar en función del volumen de trabajo, puede suponer un problema ya que es necesaio un control más exahustivo de la actividad y, por otra parte, puede ser un foco de discusiones con el cliente que esté en desacuerdo con los importes facturados. Si esa situación se repite todos los meses y con varios clientes, el problema se multiplica

La posibilidad de fijar un cuota estable evita esos conflictos, pero también es necesario un cálculo acertado para que el sistema sea equitativo y que ni el cliente pague de más por unos servicios que apenas utiliza, ni la empresa se vea perjudicada y la cuota pagada apenas cubra los gastos o el esfuerzo de los servicios prestados.

A veces, para captar al cliente, se puede fijar una cuota muy baja e ir, paulatinamente, incrementándola hasta ponerla al nivel que pensamos que es el adecuado. Es importante, en estos casos, advertir al cliente de que se trata de una “promoción de bienvenida”, “cuota inicial por tiempo limitado” o cualquier otra manera de denominarla, de lo contrario el cliente se puede sentir engañado y el conflicto que tratamos de evitar será irremediable.

Un aspecto que debe quedar claro, al utilizar este tipo de sistema, es necesario indicar al cliente cuáles son los servicios que se incluyen en esa cuota. De nada sirve que se fije una cantidad determinada y que el cliente no sea consciente de que otro tipo de servicios se cobrarán aparte, porque en el momento en que se de esta situación, puede surgir el desacuerdo.

Por otra parte, también es conveniente hacer saber que las cuotas pueden ser revisables, los servicios requeridos por el cliente pueden variar con el tiempo, aumentar la carga de trabajo, etc. Lo más importante, en estos casos, es evitar la sensación en el cliente del “todo incluido”, dejar claro lo que se paga y por qué se paga. Bajo estas premisas, la tarifa plana puede ser una buena estrategia de precios, cómoda y de fácil aplicación.

En El Blog Salmón | ¿Le interesa a Telefónica tener clientes de ADSL
En Pymes y Autónomos | Zappos y los errores en la fijacion de precios
Imagen | ceslava

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio