Compartir
Publicidad

El pensamiento lateral, uno más de la plantilla

El pensamiento lateral, uno más de la plantilla
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En estos momentos, en realidad en cualquier situación agudizar el ingenio e innovar ha ido de la mano de la mejora en muchos negocios. El pensamiento lateral es un ejercicio que se asocia a la publicidad, a la creatividad pero de él se nutren muchas empresas. Si queremos que las cosas mejoren en nuestro entorno laboral tendremos que dar una vuelta a lo que hacemos. Tal vez haya llegado el momento de buscar nuevas ideas.

El pensamiento lateral debe ser uno más de la plantilla, supongo que todos conocéis a Edward de Bono, el escritor y psicólogo maltés que acuñó el término "pensamiento lateral". Su técnica tenía un fin permitir la resolución de problemas de manera indirecta y con un enfoque creativo. Su principal característica es la capacidad de producir ideas fuera del patrón habitual.

¿Para qué sirve en mi negocio?

  • Para encontrar otras formas de resolver problemas.
  • Se podría decir que vivimos cada día una copia del anterior, y como tales estamos programados para afrontar las situaciones cotidianas. Eso es sano y ayuda a no padecer ansiedad, se le llama "ir con el piloto automático", pero cuando nos referimos al ámbito laboral debemos pulsar el botón de la creatividad.

    Si nuestra tienda no funciona, nuestra empresa o nuestro proyecto a nivel personal no termina de despegar además de otras razones de índole económico y estratégico, deberíamos aprender a hacernos preguntas a ver desde otra perspectiva en qué estamos fallando. Aquí aparece la importancia de desarrollar el pensamiento lateral.

    La forma de trabajar de nuestro cerebro consiste en acostumbrarse al tipo de problema que tiene que resolver sin buscar alternativas diferentes para encontrar la solución.

  • Gimnasia para el cerebro
  • Por ello, pasado cierto tiempo, el cerebro se ha bloqueado para poder buscar otras soluciones. Este hecho limita la capacidad de la persona para poder buscar alternativas creativas que sean más eficientes para su problema e incluso le condiciona para que pueda encontrar una solución.

    Más adelante hablaré de algunas técnicas pero si he de dar algún consejo, mientras que para emprender se habla siempre de salir de la zona de confort, para aprender a resolver problemas con soluciones diferentes a las de siempre debemos entrenar nuestro cerebro.

    ¿Un ejemplo? Dediquemos parte de nuestro tiempo a hacer algo que no tenga ninguna relación con lo que hacemos habitualmente. Siempre nos sorprenden empresarios conocidos y otros anónimos que tienen una afición que resulta algo surrealista si la comparamos con lo que hace habitualmente. Pinta, canta, lee..., lo que sea con tal de que su cerebro se ponga en marcha. Podemos empezar por ahí, por concentrarnos en algo opuesto a lo que hacemos todos los días.

    En Pymes y Autónomos|Fuera de la alfombra roja,4 maneras de innovar y obtener soluciones creativas (II) Imagen|Arkangel

    Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio