Compartir
Publicidad
Publicidad

Workaholic, no dejes que el estrés no te permita disfrutar de las vacaciones

Workaholic, no dejes que el estrés no te permita disfrutar de las vacaciones
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Hay muchos trabajadores que son adictos al trabajo, también conocidos como workaholic. Para ellos lo complicado no es mantenerse concentrados en el día a día, sino más bien todo lo contrario, poder descansar. Por eso el problema de los workaholics consiste en poder disfrutar de las vacaciones.

Sobre todo porque tomar este descanso y ceder el control supone una fuente de estrés que no les permite cambiar el chip. Parece que si ellos no están nada va a funcionar en la empresa. Esto genera una tensión que en muchos casos se produce incluso antes de iniciar el viaje. Si no tienen una desconexión total será muy complicado que se liberen de la tensión del día a día en la empresa.

Por eso es fundamental que el smartphone esté desconectado, al menos en lo que se refiere al tráfico de datos y con las llamadas restringidas sólo a unos cuantos números. Si necesitamos estar localizables basta con dejar unos cuantos números de emergencia habilitados, el resto desviados al contestador o la número de la oficina.

Después tenemos que centrarnos en actividades durante las vacaciones que sean placenteras y nos mantengan ocupados, como para evitar pensar en temas laborales. Dormir bien, disfrutar del tiempo que pasamos en familia o divertirnos todo lo que podamos. El objetivo en muchos casos es reseterar el chip y hacer un cambio de mentalidad que nos permita olvidarnos de todo por unos pocos días.

En casos extremos lo ideal es no viajar con aparatos tecnológicos. Buscar zonas donde la cobertura a Internet sea escasa o mejor nula, de manera que no tengamos la tentación de conectarnos a la oficina para trabajar en un momento dado. Es necesario vencer la tentación de estar todo el día pegado al teléfono, aunque sea sólo para jugar al Candy Crash.

Por último es fundamental saber delegar y confiar en nuestro equipo. Este aspecto es básico para que a nuestra vuelta podamos afrontar las cuestiones que por cualquier motivo han quedado pendientes y no se han podido resolver. Lo cierto es que para los adictos al trabajo siempre parece que será un desastre la vuelta y lo malo es que muchas veces se dan cuenta que no son tan imprescindibles como parece.

En Pymes y Autónomos | El culto al ‘workaholic’ debe cambiar

Imagen | Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos