Compartir
Publicidad

¿Tu empresa tiene sentido de humor?

¿Tu empresa tiene sentido de humor?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seamos francos el humor está mal visto. La risa en el ámbito laboral es como el presentismo pero a la inversa incluso cuando no hay trabajo hay que estar aunque sea innecesario. El humor no hace falta, parece que es mucho mejor ser serios. Por el cliente, por el trabajo bien hecho, por la imagen.

Un error. Las empresas las forman personas, y las personas no son máquinas. Sin humor o sin una carcajada de vez en cuando, la vida no será solo más aburrida sino la organización perderá en productividad. El humor es algo muy serio que ayuda a mejorar las relaciones laborales.

Cuando las cosas se ponen serias, un poquito de humor

El humor es disruptivo al menos en el ámbito laboral. Pero con medida, hay espacio para él. Sobre todo cuando un grupo de personas trabaja juntas todos los días. Los conflictos pueden y van a surgir en un momento u otro.

¿No será mejor poder zanjar una discusión en un tono distendido donde todos los miembros sientan que pueden hablar sin ofender al otro?

Los expertos en Recursos Humanos saben que una actitud positiva es la ideal para fomentar la creatividad y la innovación. Fomentar la comunicación y la empatía entre los compañeros. El humor no es una excusa para tapar problemas o para convertir el lugar de trabajo en el Club de la Comedia.

El respeto, la jerarquía no tienen porqué verse afectadas por unas sonrisas o risas en el lugar de trabajo. Al revés, el buen humor, el buen ambiente en el trabajo, generará facilidad a la hora de aceptar una crítica por parte de un superior o de un compañero.

El humor no es sólo cosa de las agencias de publicidad

Las estrategias ligadas al humor están de moda, vale. Es cierto. Desde hace unos años, son muchas las compañías que convierten en viral que un piloto decida calmar a sus pasajeros con un tono divertido o gastando alguna que otra broma que relaja el ambiente.

Los expertos, y en esta ocasión hablo de empresarios que saben de lo que hablan, aseguran que en España se confunde el ser serio con ser más profesional que el resto. Un empresario busca ganar dinero, un trabajador también ¿por qué no hacerlo en un clima distendido?

Cómo implementar el humor en las empresas

  • Hay que aprender a darnos menos importancia tanto como jefes como empleados. Un cargo no te convierte en un ser superior. Todos somos iguales y necesarios. Me acabo de acordar de "Amanece que no es poco". Ser humilde es lo más difícil del mundo cuando te ascienden en una empresa y el mayor logro si lo consigues.

  • Todos podemos sonreír. La verdad es que no todo el mundo tiene sentido de humor, pero también sabemos que aprender cualquier cosa es posible, incluso a reír.

  • Desdramatizar las situaciones. En ocasiones, el bloqueo aparece. Las reuniones no sirven y todos tenemos la sensación de estar perdiendo el tiempo. Darse unos minutos y dejar paso a la relajación y que broten las bromas y lo absurdo, puede beneficiar además de a calmar el ambiente a que se generen ideas buenas o al menos mejores.

Como anécdota personal, contaré que tuve un profesor de dibujo en el colegio que antes de entrar a clase, enseñaba la pierna como si fuera una sugerente actriz, todos nos reíamos. Nos permitía escribir poemas en un rollo de papel higiénico y elogiaba nuestros dibujos aunque fueran horribles, poniendo buena nota. A todos nos encantaba aprender a dibujar con él. Fue un gran profesor y trabajábamos igual que el resto de las clases.

En Pymes y Autónomos|Esto no está pagado, como sobrevivir a tus compañeros de trabajo sin volverte loco

Imagen|Congerdesign

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio