Publicidad

Todos agradecemos el reconocimiento en la empresa, pero no pagamos las facturas con ello

Todos agradecemos el reconocimiento en la empresa, pero no pagamos las facturas con ello
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El compromiso de los trabajadores con las empresas en ocasiones les lleva a dar mucho más de los que se ha pactado por contrato. A veces esta actitud les impulsa incluso a un cargo superior. Pero el salario se mantiene igual año tras año. Y a la larga acaba por generar frustración, porque todos agradecemos el reconocimiento en la empresa, pero no pagamos las facturas con ello.

Esas palabras de ánimo, que se valore nuestro trabajo, que se nos promocione o se nos den más responsabilidades tiene que ir acompañado también de un reconocimiento económico. No podemos pretender que a más trabajo, más horas o más responsabilidad todo se haga por el mismo precio. Y el compromiso del trabajador con la empresa, además de valorarlo hay que pagarlo.

Recuero una vez a un jefe que tuve al que nunca le pagaban horas extras. Se las compensaban con tiempo libre, y a lo largo del año era mucho tiempo el que se acumulaba. Tenía tiempo libre para ir a ver salir los barcos del puerto, porque para el cine ya no le llegaba. En este caso es lo mismo, se puede reconocer el esfuerzo puntual de un empleado, pero si es continuado se debe recompensar económicamente.

Y eso en las empresas que reconocen el esfuerzo, que hay algunas que ni siquiera eso. Y al final es un problema para la organización, porque toda la gente acaba frustrada y a la mínima oportunidad que les surge cambian de trabajo. Par lo único que les sirve este ascenso a puestos de responsabilidad es para hacer curriculum y facilitar su salto a otra empresa de la competencia.

Además se genera una alta rotación en las empresa. Y esto no son buenas noticias para ninguna compañía. Es un buen indicador de que algo estamos haciendo mal, ya sea un volumen de trabajo muy elevado, salarios muy bajos o malas condiciones de trabajo respecto a lo que se ofrece en nuestro sector.

Y lo que es peor, los empleados que se quedan dentro de nuestra empresa son los menos capacitados, ya que serán los que tienen más difícil marcharse a un empleo que tenga mejores condiciones. Eso sí, tendrán todo el reconocimiento y palmaditas en la espalda siempre que lo necesiten.

Imagen | geralt

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir