Compartir
Publicidad

Soy mayor, tu empresa me necesita.

Soy mayor, tu empresa me necesita.
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Volvemos al tema de los mayores y la crisis. Los mayores y la falta de oportunidad en el terreno laboral. ¿Las razones? Además de las económicas un cierto desconocimiento y clichés que se han ido instalando en el imaginario colectivo como si de una verdad absoluta se tratara. Existen mitos y creencias erróneas sobre cómo se comporta una persona que tiene más de cincuenta años, o de sesenta si me apuran.

El título no es un reclamo sin más, es una verdad: soy mayor y tu empresa me necesita. Estudios cerebrales han demostrado que la inteligencia se mantiene estable a medida que cumplimos años. La creatividad y la originalidad se mantienen intactas incluso aumenta, ¿por qué? por una razón sencilla, por la experiencia acumulada.

En definitiva, no se deja de aprender jamás. Ni a los veinte, ni a los treinta, cuarenta ni setenta. El único problema que existe respecto al trabajador veterano es el de las falsas creencias que comentábamos, el ser humano tiende a idealizar el pasado, a creer que cuando era veinte años más joven todo era mejor, él era mejor, lo hacía todo mejor. No es así. Es una técnica aprendida y que de tanto repetirnos terminamos por creer.

Para colmo vivimos en una sociedad de culto a la juventud. No importa que tu cerebro no aporte ideas, o que éstas ni siquiera sean novedosas, e incluso que hagas mal tu trabajo ¡eres joven! lo cual, visto con perspectiva resulta incluso ofensivo a la inteligencia media.

Que muchos adultos prefieren vivir en el pasado eso es otra cosa, "viejos jóvenes" los ha habido a lo largo de la Historia. Son personas cómodas, que no sienten curiosidad ni ganas de mejorar o crecer pero a ninguna edad, siempre se considerarán 'mayores' pero siempre en el mal sentido, en ése que entre todos hemos construido, el que asocia veteranía con "se acabó mi misión en la vida".

Los expertos en los procesos cerebrales lo tienen claro: "Usted es tan joven como cree serlo, ahí entra en juego el autoengaño. El cerebro no distingue realidad de creencia por lo tanto hay que desterrar los miedos y obstáculos que nosotros nos generamos. Nuestro pensamiento interno posee una gran fuerza"

Por lo tanto, si está en búsqueda y captura de un empleo, aunque le digan "no" mil veces, un millón de veces, al menos nos quedará no el consuelo sino una gran verdad: la experiencia es un grado, nunca es tarde para aprender, por lo tanto los cursos de reciclaje o comenzar de cero en otra profesión no debería asustarnos.

La creatividad no es sinónimo de juventud, la innovación tampoco. Comencemos a darnos una oportunidad nosotros mismos y dejemos de lado la autocompasión que de nada sirve.

En Pymes y Autónomos|La madurez profesional debería de ser la mejor edad para emprender,Personas que nos interesa tener en nuestra red Imagen|Richard Lorenzo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio