Compartir
Publicidad

Se puede evitar un marrón en la empresa y que el jefe además esté contento

Se puede evitar un marrón en la empresa y que el jefe además esté contento
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos huimos de los marrones, estas tareas tediosas, que sabes que se van a convertir en un pozo de horas dedicadas y escaso reconocimiento. Además suponen un agujero negro para nuestra energía y productividad. Un marrón acaba por absorber todas nuestra energía, mermando nuestra productividad. Por eso todo el mundo quiere que se ocupe otro. Pero lo cierto es que se puede evitar un marrón en la empresa y que el jefe además esté contento.

Porque ahora ya está encima de tu mesa y hay que tratar de sacárselo de encima lo antes posible. El primer paso es reclamar ayuda cuando aceptas la tarea. Ya sea en forma de colaboración de algún compañero, como traspasando otras obligaciones que tienes pendientes al resto. Muchas veces el marrón no es la tarea en si misma, sino constantes interrupciones y otros temas que también son importantes.

Estudiando que necesitamos para hacer bien el trabajo

Una buena práctica es dedicar una primera fase al estudio del trabajo a realizar. Así podemos hacer un planteamiento de horas que vamos a dedicar, si necesitamos alguna formación adicional, las dificultades que vamos a encontrar y establecer unos hitos en la tarea para salir adelante. Aquí en la reunión posterior tenemos que reclamar si necesitamos algún tipo de formación, si el exceso de horas nos va a suponer más días libres, horas extra, etc.

El marrón se tiene que convertir en una oportunidad, para la empresa que obtendrá más beneficio y para el empleado, que va a afrontar más responsabilidad. Para algunos empleados afrontar un marrón supone un reto. Por un lado es salir de tu zona de confort, mejorar a nivel profesional y superarnos como profesionales.

Pero esto tiene un límite para los empleados, si las tareas más complicadas caen siempre en la mesa del mismo se puede llegar a quemar. El marrón nunca puede ser del empleado. Lo tiene la empresa que es la que debe sacar adelante el trabajo. Es fundamental que responsable haga una evaluación y preste su ayuda siempre que sea necesario.

El marrón lo tendrá la empresa si el trabajo no sale adelante y tendrá al cliente reclamando

El empleado demuestra que está comprometido con la empresa al aceptarlo como un reto propio. Intentará sacarlo adelante lo mejor posible. Si lo logra es importante que se obtenga un reconocimiento, ya que de otra forma todo el esfuerzo realizado queda en el olvido.

Cuando es tu jefe el que se da mus con un marrón

Y si este es el caso puede que el jefe quede contento en un primer momento, pero cuando llegue el siguiente marrón verá como todos se ponen de perfil. Y entonces lo tendrá él sobre su mesa. Al fin y al cabo el trabajo tiene que salir adelante de igual manera.

También puede que no quede satisfecho, que no se cumplan plazos, que la tarea se atasque, etc. Es aquí cuando el estudio previo y la reunión posterior con el jefe cobran importancia. Si ya hemos expuesto las dificultades y en su momento se minimizaron o se obviaron, la responsabilidad será de nuestro jefe que tomó las decisiones.

La supervisión, la mentorización del empleado es la responsabilidad del jefe. Si ha seguido el desarrollo de la tarea paso a paso se evitará que se atasque en determinados puntos. Se evitan retrasos, pero también la frustración de no dar con la solución. Y muchas horas perdidas.

En Pymes y Autónomos | Trabajar con compañeros tóxicos, manual para sobrevivir a su lado

Imagen | Ryan McGuire

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio