Compartir
Publicidad

Emprender y desmotivación no es igual a fracaso

Emprender y desmotivación no es igual a fracaso
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Parece que el mes de septiembre esté ligado a cambios. Cambios a nivel profesional, de estudios. Con él arriban una serie de tareas que todos pensamos llevar a cabo. Conocemos la teoría: mejor embarcarse en dos asuntos y cumplirlos que en diez, y terminar por no hacer nada.

Pero no toda la responsabilidad recae en nosotros y en cumplir con nuestros objetivos, en ocasiones, en nuestro entorno encontramos personas que nos motivan e incrementan nuestra ilusión, pero también las que hacen justo lo contrario: desmotivar hasta hacernos dudar no ya de nuestras capacidades, sino de la valía o sentido de nuestro proyecto.

Nadie dijo que fuera fácil

Además de contar con un buen plan y tener claro nuestro objetivo (abrir una tienda, ofrecer un producto innovador al mercado, mejorar nuestra formación...) la motivación debe añadirse a la lista de prioridades.

Emprender es duro, en ocasiones es una carrera de fondo donde te puedes encontrar muy solo, y si no has trabajado la motivación, cualquier tropiezo o mal día, puede invitar a tirar la toalla.

¿Por qué pierdes el tiempo?

Familiares, compañeros de trabajo, amigos, parejas..., todos tienen una visión y percepción a la hora de aconsejar y dar su opinión. Escucha, porque nunca sabemos de dónde puede surgir una mejora o una idea en la que no habías reparado.

En cuanto a quien nada aporta, sólo el hecho de ser crítico y pretende que abandones tu proyecto, escucha. Pero después olvida, sobre todo si su argumentación no es constructiva sino lo contrario.

Si estás preparado, un entorno motivador y realista es la clave

Partimos de la base en la que el emprendedor se ha molestado en formarse, en estudiar el mercado en el que pretende penetrar, tiene las herramientas necesarias para defenderse en diferentes áreas (marketing, administración...) o cuenta con un personas preparadas a quienes recurrir.

Si lo anterior está bajo control, hemos meditado y sopesado los riesgos que vamos a tomar, y contamos con un conjunto de personas expertas o no que creen en nosotros, adelante.

No importa si hablamos de un proyecto a gran escala o de un pequeño paso que con el tiempo puede convertirse en una pieza clave en nuestro currículum.

Si mantener la motivación resulta un trabajo arduo y diario, no permitamos que las frustraciones o el miedo a arriesgar por parte de otros que viven en su zona de confort, impidan que nosotros al menos lo intentemos. Al fin y al cabo tanto si ganamos o perdemos la responsabilidad será nuestra.

En Pymes y Autónomos|La motivación y el rendimiento dentro de la organización,La psicología positiva allana el camino para alcanzar la motivación

Imagen| Ramos Alejandro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio