Compartir
Publicidad
Publicidad

El poder de saber delegar

El poder de saber delegar
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Como el valor en el ejército, se supone que los gerentes y directivos tienen la capacidad de saber delegar tareas entre sus colaboradores, sin embargo, esto no se corresponde con la realidad.

No todo el mundo sabe delegar ni está capacitado para hacerlo y, de hecho, lo que distingue a un buen directivo de otro que no lo es su capacidad para delegar y tomar decisiones.

Un directivo con sobrecarga de trabajo o incapacidad para delegar es contraproducente para la organización ya que repercute negativamente en su productividad.

Cuando se sabe delegar y se delega bien, el responsable no debe estar pendiente de los procesos o respondiendo preguntas de seguimiento, ya que previamente se han definido unos mecanismos de comunicación eficiente y clara que minimizan esas preguntas de seguimiento que, en muchas ocasiones deben ser innecesarias y reducen drásticamente las reuniones a lo meramente imprescindible para el control de los proyectos.

No hay que olvidar que el objetivo de delegar de tareas es no tener que estar pendiente de ellas ya que el personal desiganado para su ejecución es de nuestra total confianza para acometerlas.

Por último, una de las mejores decisiones que se puede hacer es invertir en recursos que faciliten el proceso de delegación. Si hay una nueva tecnología que reduce los costes de coordinación y facilita la colaboración, no hay que escatimar en ella.

El objetivo, es sencillo, conseguir que la delegación sea lo más transparente posible.

Imagen | geralt En Pymes y Autónomos | Al delegar, define la responsabilidad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio