Publicidad

Día internacional del teletrabajo, ¿por qué es más necesario que nunca?

Día internacional del teletrabajo, ¿por qué es más necesario que nunca?
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Llevamos ya mucho tiempo hablando de teletrabajo, pero la realidad es que su implantación en la empresa no está siendo tan rápido como a la mayoría de las organizaciones y muchos empleados les gustaría. En un mundo hiperconectado, con muchas de las aplicaciones corporativas hoy ya en la nube, solo dos de cada diez empleados tienen permitido trabajar en remoto y teletrabajar es un lujo que no todos pueden permitirse.

Y de este porcentaje, la mitad de ellos solo pueden hacerlo de forma puntual. Ya es una alivio, porque implica que ante un imprevisto o problema personal podemos trabajar desde cualquier lugar y de esta forma conciliar mucho mejor nuestra vida personal y profesional. Y esto es algo que desean hacer llegado el caso seis de cada diez empleados encuestados.

¿A quién beneficia el teletrabajo?

No es algo que beneficie solo a las personas, las empresas también pueden ver como necesitan menos infraestructuras, menos metros para sus oficinas, porque un porcentaje ya trabaja de forma habitual fuera. También menos gasto en consumo eléctrico, ya que son menos equipos conectados y menos horas las que los empleados se quedan en sus instalaciones.

Teletrabajar no implica perder el control de los datos o hacerlo con menos seguridad

A cambio hay que realizar inversiones que mejoren la seguridad de las empresas. El uso de VPN debe ser algo obligatorio para no poner en peligro los datos. Igualmente el control que ejercen las compañías sobre los datos y dispositivos que se conectan a sus instalaciones. En todo caso los datos siempre tienen que estar bajo su control y no quedar expuestos. Este es el principal miedo de muchas organizaciones.

Después está el compromiso y la conexión emocional con el resto del equipo de trabajo. Aquí hay que diferenciar aquellos que lo están siempre trabajando a distancia con aquellos que solo lo hacen de forma esporádica o unas cuantas horas a la semana. En el primer caso es cierto que puede existir cierta frialdad, que el empleado que no convive con sus compañeros le cuesta más asumir políticas corporativas, objetivos comunes, etc.

Esto no ocurre cuando el teletrabajo es ocasional, ya sea algo esporádico, ya sean solo unas horas a la semana. De hecho en estas ocasiones es cuando los empleados saben sacarle el mejor partido. Porque hay tareas que podemos hacer mejor en casa, que sabemos desarrollar de forma autónoma y otras en cambio es mejor desarrollarlas en la empresa porque trabajamos en equipo o necesitamos algo de apoyo en un momento determinado.

Si queremos que los índices mejoren son las empresas las que tienen que apostar de forma más decidida por esta modalidad. En primer lugar porque es algo muy valorado por los empleados y les ayuda a retener el talento con más facilidad. Y también porque en muchos casos cuando es necesario arrimar el hombro por sobrecarga de trabajo, hacerlo desde casa en lugar de quedarnos más horas en la oficina puede ser una buena solución para muchos trabajadores.

En la era de la movilidad, de trabaja desde donde quieras y con el dispositivo que quieras seguir apegado a la oficina parece en muchos casos absurdo. Y sin embargo es lo que muchas organizaciones obligan a hacer a la mayoría de sus empleados en aras de un mayor control.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir