Cuando la gestión de tu negocio pende de un hilo informático

Cuando la gestión de tu negocio pende de un hilo informático
1 comentario
HOY SE HABLA DE

Me lo han repetido miles de veces, "hemos trabajado toda la vida con papel y boli y no fallaba nunca". Esta frase la suelo escuchar cuando tengo que resolver cualquier problema informático que tiene una empresa y a resultas del cual se encuentran parados. Y esto ocurre generalmente cuando hay más trabajo, y más se exige a los sistemas, pero también cuando la gestión de tu negocio pende de un hilo informático.

Entiendo que para muchos negocios el gasto en herramientas informáticas es un gasto. No lo ven como una inversión, que se amortiza en 4 o 5 años. Y a la que se debe destinar un presupuesto anual, para ir renovando equipos, tener todo en correcto funcionamiento o poner en marcha nuevas soluciones a medida que las necesite el negocio.

Porque cuando todo ha fallado inevitablemente suelo escuchar la frase "que mal se trabaja con papel y boli", que viene a acompañada de un lamento por acostumbrarse a trabajar de forma más eficiente y al recodar la realidad del trabajo analógico y lo que supone en el día a día actual, la cosa cambia de forma notable.

Hay negocios que invierten todos los años en marketing, en decoración, en regalos para clientes y tienen un presupuesto importante. Esto se justifica porque genera ventas. Pero luego la gestión de estas ventas, el cobro o su facturación dependen de un ordenador obsoleto, lento y que en muchos casos tiene más años que el propio negocio.

Y no solo es un problema de rendimiento, también en ocasiones de seguridad y vulnerabilidades. Al final lo que ocurre es que trabajamos más lento, tenemos más tiempo parado el negocio por problemas con este equipo y en muchos casos perdemos clientes y facturación. Algo que no siempre se mide y por esa razón sigue considerándose un gasto renovar un equipo informático y no una inversión que nos va a permitir ganar más dinero.

El único momento en el que pensamos que nos puede ocurrir a nosotros un problema grave es cuando vemos a una empresa de la competencia, un colaborador o algún conocido que lo ha sufrido. Y asumimos que les ha costado recuperase mucho más de lo que implica simplemente el gasto en un nuevo ordenador.

Tenemos que asumir que se trata de una herramienta más de nuestro negocio y como tal tenemos que mantenerla en buen estado. Igual que llevamos los coches de empresa al taller, les hacemos sus revisiones y se renuevan cuando tienen muchos kilómetros, lo mismo ocurre con los equipos informáticos. Pero a algunos todavía hoy en día les cuesta entenderlo.

Imagen | Lachlan Ross en Pexels

Temas
Inicio