Compartir
Publicidad

Cómo salir por la puerta grande y cambiar de empresa

Cómo salir por la puerta grande y cambiar de empresa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Cuando un empleado abandona la empresa para marcharse a otra lo cierto es que siempre parece que es el trabajador el que gana. Es lo que se conoce como salir por la puerta grande de la empresa, sobre todo porque es el trabajador el que toma la decisión, aunque luego no sea tan bueno el destino como parece.

En todo caso siempre es necesario tener una entrevista de desvinculación, sobre todo si el empleado se va a una empresa de la competencia. Hay que dejar muy claras cuales son las obligaciones que tiene, respecto a los clientes, también en lo que tiene que ver con el secreto profesional o no revelar determinadas cuestiones profesionales que pueden ser delicadas.

Por eso lo ideal es firmar un documento donde se dan a conocer al empleado todas estas circunstancias, así como las consecuencias legales que puede tener incumplir estas obligaciones. Esto por lo que tiene que ver en la relación trabajador - empresa, porque también tenemos que ver el ejemplos que queda para sus compañeros.

En este caso depende un poco del ambiente que se observe en la empresa. Siempre el que elige marcharse se convierte en una motivación para otros compañeros que quieren mejorar laboralmente y ven como su futuro en la empresa no parece positivo, ya sea por la imposibilidad organizativa de acceder a un puesto superior o por cuestiones personales.

Además en la lejanía siempre se ve como alguien al que le ha ido mejor fuera de la empresa que dentro de ella. En cierta forma se convierte en un héroe para sus compañeros, aunque luego no sea todo tan positivo como pueda parecer a primera vista. Todos los trabajos tienen sus aspectos positivos y negativos, aunque muchas veces sólo se quieren ver los más beneficiosos para nosotros.

Lo cierto es que al final se marchan aquellos que pueden, que por su capacidad o su validez profesional encuentran una mejor oferta. No todas las empresas saben retener el talento y los trabajadores que se mantienen en la plantilla pueden llegar a sentirse atrapados y sobre todo desmotivados.

En Pymes y Autónomos | El despido, la consecuencia del fracaso en la gestión de nuestra plantilla

Imagen | jarmoluk

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos