Compartir
Publicidad

¿Cómo es la vida sin jefes? La historia de Zappos

¿Cómo es la vida sin jefes? La historia de Zappos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Vivir sin jefes o, al menos, sin tantos de ellos puede ser una utopía. Sobre el papel es un imposible para muchas pequeñas compañías. Sin embargo, hay quien lo está llevando a cabo. La norteamericana Zappos es una de las primeras empresas que adoptó la llamada holacracia. Y, ¿cómo ha sido la vida en este tiempo?

En un reportaje en Business Insider, la compañía, adquirida por el gigante Amazon, cuenta cómo ha sido el proceso a través del cual han logrado que más del 80% de su plantilla esté incluida en esta nueva fórmula, más horizontal y flexible.

¿Cómo se ha organizado el trabajo para ese 80% de la plantilla? Principalmente, a través de círculos en los que cada uno de los trabajadores de la empresa tienen varios roles asignados según los objetivos marcados a priori. Cada uno de ellos reporta siempre al resto de sus compañeros en el grupo, de igual a igual.

Pese a que la filosofía es reducir el número de jefes, no han desaparecido del organigrama. Hay responsables... aunque menos. No hay ausencia total, pues se reparten en los distintos círculos lo que ellos denominan 'lead link'. No son más que trabajadores que deben asignar roles dentro de los equipos.

Y en esta estructura marcadamente horizontal, ¿cuál es el rol del CEO, Tony Hsieh? Según explica un responsable de la firma, es el líder más importante dentro del círculo más amplio, que es la junta formada por 10 miembros. Pero, además, tiene muchos más roles repartidos por el resto de grupos. Pese a ello, en apariencia no dista mucho de la estructura directiva de una firma 'tradicional'.

Cada trabajador es diferenciado por sus roles y no tanto por su cargo. De hecho, éste desaparece internamente, pues el objetivo es eliminar la división vertical del trabajo. Sin embargo, externamente es difícil mantener esa apuesta. Vivimos en una sociedad en la que los títulos de los empleos siguen siendo importantes y por esa razón es difícil desprenderse de ellos totalmente.

La conclusión es que, pese a los intentos, la organización sin jefes es, a la luz de la historia de uno de sus precursores, un reto tan complicado como interesante.

En Pymes y Autónomos | La holacracia o la ausencia de jerarquías en la empresa... ¿Una utopía?
Imagen | ShashiBellamkonda

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio