Publicidad

AGE, una solución para empresas en apuros

AGE, una solución para empresas en apuros
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Decir que la temporalidad es un mal endémico de la economía española no es nada nuevo. Esta realidad lastra sobre todo a los perfiles menos cualificados o a los jóvenes. Sin embargo, no siempre la temporalidad tiene connotaciones negativas, este es el caso de los directivos temporales.

En el último año en España se ha comenzado a utilizar por aprte de algunas empresas esta fórmula de contratación de directivos conocida como interim management. No se debe confundir a estos profesionales con consultores estratégicos ni nada parecido ya que tienen unas características particulares que les caracteriza y distingue.

Por regla general son profesionales de una dilatada experiencia profesional, próximos a la jubilación y amantes de los retos. Suelen tener un perfil exigente para poder asumir con sangre fría las decisiones comprometidas que se les exige. Se caracterizan por un corta vinculación temporal a la organización que gestionan, una alta retribución vinculada en gran parte a la obtención de los objetivos establecidos.

Esta fórmula de contratación de directivos se suele utilizar cuando la organización tiene como objetivos el crecimiento del negocio, la conquista de nuevos mercados o eludir una quiebra más o menos inminente. En definitiva, la opción temporal se presenta como la más conveniente para empresas estancadas o en apuros que necesitan urgentemente nuevas ideas en su cúpula directiva.

En España hay dos casos paradigmáticos de este planteamiento de dirección, Fernando Ojeda y Luis Encinas. Ambos asesoran, se integran en una compañía y toman decisiones, pero siempre de manera temporal (por un mínimo de tres meses) y en puestos de alta dirección, como consejeros delegados o directores generales.

Su retribución se compone de un fijo más una comisión por cumplimiento de objetivos, en caso de que su labor contribuya a que aumenten los beneficios. Su especialidad es potenciar el crecimiento de entidades que se han quedado estancadas.

A este colectivo se les conoce como AGE (Activos de Gran Experiencia), profesionales de más de 50 años, veteranos que cobran en torno a los 120.000 euros anuales. En la mayoría de los casos estos profesionales han abandonado sus anteriores empresas, pero tras recibir grandes sumas como indemnización, por lo que cercanos a la jubilación, gozan de una capacidad económica importante y una elevada retribución no es su objetivo prioritario.

En un entorno económico inestable, cambiante, los altos cargos deben habituarse a la fragilidad del futuro al igual que el resto de trabajadores. Muchos serán utilizados para hacer en unos pocos meses lo que nadie se había atrevido a hacer en años. Cuando el clima en la empresa sea insostenible, la teoría dice que se marcharán con un buen bonus en el bolsillo. Y después, la incertidumbre de volver a ponerse en oferta hasta que alguien necesite a un veterano al que conceder mucho poder por muy poco tiempo.

Imagen |Reindertot En Pymes y Autónomos | Management

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir