Compartir
Publicidad

Aburrirse en el trabajo, el primer paso hacia la puerta de salida de la empresa

Aburrirse en el trabajo, el primer paso hacia la puerta de salida de la empresa
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando un empleado comienza su andadura en una nueva empresa tiene que pasar necesariamente un periodo de adaptación, de formación que suele ser muy excitante. Después se produce el momento de máxima productividad, pero con el tiempo comienza a decaer. Puede ser que no esté motivado, pero también que comience a aburrirse en el trabajo. Y este es el primer paso hacia la puerta de salida de la empresa.

Especialmente esto ocurre en aquellas empresas donde el volumen de trabajo no es muy alto. Si estamos las 8 horas de la jornada ocupados a pleno rendimiento da poco tiempo para pensar que en este puesto ya no tenemos nada que aprender, ningún reto se va a presentar o simplemente que no vamos a poder mejorar laboralmente. Hemos tocado techo en esta organización.

El aburrimiento provocará desmotivación. Lo habitual será que en este momento busquemos otras cosas fuera del trabajo para llenar el tiempo. Se pueden utilizar las redes sociales, la consulta permanente del móvil, o simplemente tendremos la cabeza en otro sitio. Un despistado habitual, algo que puede ser muy peligroso y fomentar la siniestralidad laboral.

Las tareas se hacen de una forma rutinaria, mecánica y poco a poco nos volveremos más descuidados. Y ya no saldrá todo bien, por mucho que hayamos hecho lo mismo un millón de veces. Porque no tenemos la concentración necesaria. Es más, cualquier tarea extra, que podríamos asumir sin demasiado esfuerzo es aceptada a regañadientes y no siempre de buenos modos.

Y el peor momento de esta espiral es cuando se comienza a dar más importancia a otras tareas que nos hemos buscado para combatir el aburrimiento que las propias de nuestro trabajo. Aquí ya no hay vuelta atrás y tenemos que empezar a buscar un nuevo trabajo lo antes posible. Porque si no será la empresa la que nos señale la puerta. Es una situación sin retorno y donde ambas partes saldrán perjudicadas.

Es posible mantener durante un tiempo la disciplina, que muchas veces tiene que ser autoimpuesta, especialmente si se valora las condiciones que este trabajo nos ofrece. Pero a la larga es muy complicado mantenerse. Es un trabajo en el que no ponemos ni un gramo de nuestra parte a nivel emocional, que nos da igual y que a poco que las cosas se tuerzan un poco llegaremos a odiar. Mejor buscar una salida antes de que la situación sea irreversible.

En Pymes y Autónomos | Estos son los trabajos más aburridos del mundo, según Emolument

Imagen | Gellinger

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos