Compartir
Publicidad

Absentismo laboral, redes sociales y presentismo, los malos hábitos de los empleados en la empresa

Absentismo laboral, redes sociales y presentismo, los malos hábitos de los empleados en la empresa
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El absentismo laboral, esas faltas de asistencia al puesto de trabajo sin causa justificada es un problema para las empresas. También lo es el uso de las redes sociales en el horario de trabajo o el presentismo, como parte de los malos hábitos de los empleados en las empresas.

Todos ellos son síntomas de que algo estamos haciendo mal a la hora de medir si alguien cumple o no con su trabajo. Si lo que se miran son las horas que se pasan en una oficina, no si se cumple o no con las tareas y si se trabaja de forma efectiva o no, no importa que se pierdan 17 minutos al mes por absentismo o se realicen 44 minutos que no son retribuidos como horas extra.

Si no se mide a qué dedica el tiempo de poco sirve quejarse de que nuestros empleados están todo el día mirando WhatsApp. Hay mucha gente en la oficina, pero realmente trabajando muy poca. Están haciendo vida social dentro de la empresa, gestionando temas personales, etc.

Lo peor de todo es que al final el empleado que es eficiente, que tiene su trabajo al día, si falta un día por un problema personal, tiene que solucionar el arreglo de algún papel, o tiene a su hijo enfermo está peor considerado que aquel que no falta nunca, pero siempre lleva retraso en sus tareas, hace horas extra porque durante la jornada ordinaria no está haciendo lo que se espera, etc.

Esta cultura empresarial tiene que cambiar. Porque de ella depende en muchos casos la competitividad de las empresas. Si no sacamos el máximo partido de la plantilla que tenemos, si establecemos una cultura de calentar la silla, estamos desperdiciando recursos. Tal vez sobran empleados en la empresa, pero como no medimos la productividad nunca podremos saberlo.

Y esto al final supone un coste laboral más alto. Incluso aunque se paguen sueldos que no sean elevados. Pero también más horas de luz, climatización en la empresa, etc. recursos por los que la empresa paga y que si todo el mundo acaba el trabajo a su hora no deberían estar disponibles. Hay mucho margen para mejorar, pero no todas las organizaciones quieren hacer el esfuerzo para lograrlo.

Imagen | PhotoMIX Ltd.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio