Compartir
Publicidad
Publicidad

Después de todo, defraudar es lo normal ¿no?

Después de todo, defraudar es lo normal ¿no?
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los resultados del barómetro fiscal del Instituto de Estudios Fiscales (IEF) indican que la mitad de los encuestados considera que el fraude fiscal es una conducta generalizada entre los contribuyentes de nuestro país. Los empresarios, seguidos de los profesionales liberales y los trabajadores autónomos, son los que mayor fama de defraudadores poseen ya que en sus actividades es más facil el fraude por estar sometidas a un menor control.

Los asalariados, por otra parte, son los más honestos ya que tienen menos oportunidades porque la mayor parte de sus ingresos están sujetos a retención fiscal por lo que no pueden ocultar las rentas que deben declarar. Otro dato llamativo es que el 43% de los ciudadanos justifica el fraude fiscal, el 34% alegan que las circunstancias actuales lleva a ese proceder para salir adelante mientras que el 9%, simplemente piensan que evadir impuestos es lo normal. El 57% de los españoles piensa que el fraude fiscal no se puede justificar en ningún caso, por ser una cuestión de solidaridad y principios.

El 50% de los contribuyentes valora como principal causa del fraude la impunidad de la que goza el que lo comete, por otro lado la falta de honradez y de conciencia cívica es el motivo que alegan el 38%, el 35% creen excesivos los actuales impuestos, la falta de eficacia en la lucha contra el fraude es el motivo que el 25% piensan que es la causa y, por último, la necesidad de engañar para salir adelante es la del 23%.

No voy a negar que me extrañan las cifras de las estimaciones del fraude, aunque sí las de la justificación pero, después de todo, en un país donde hay una altísima incidencia de la economía sumergida no se podría esperar otra cosa. Ahora, ¿qué debemos hacer para cambiar este aspecto?

¿Es un tema de carácter? ¿Los latinos tenemos menos conciencia ética, en este aspecto, que los nórdicos o los anglosajones y por eso vemos con mayor normalidad el engaño? ¿Es esa sensación de orgullo de saltarse la ley y ser más listo que el Estado? Sea lo que sea no debería de ser normal que casi la mitad de los españoles justifiquen el fraude.

Más allá de las conductas fraudulentras, que el Estado intentará poner coto con medidas de control, lo más preocupante es que tanta gente vea con ligereza este tipo de situaciones.

Más Información | Europa Press
En El Blog Salmón | ¿Está bien defraudar a Hacienda?
En Pymes y Autónomos | Los detalles del Plan Antifraude
Imagen | Daquella manera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos