Publicidad

Más de 180.000 euros de sanción, cuando el registro de jornada destapa irregularidades

Más de 180.000 euros de sanción, cuando el registro de jornada destapa irregularidades
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

La incomodidad que muchas empresas, y algunos trabajadores, han hecho notar con la implantación del registro de jornada es notoria. Es una obligación que hasta ahora solo se contemplaba para aquellos empleados que tenían jornada parcial pero que ahora se generaliza. Muchas no se han puesto a valorar cómo hacerlo hasta que ha llegado el día, y ahora se encuentran que pueden tener más de 180.000 euros de sanción cuando el registro de jornada destapa irregularidades.

A pesar de que el Ministerio de Trabajo ha prometido flexibilidad a la hora de Inspeccionar y aplicar sanciones, lo cierto es que muchas empresas no tomarán medidas hasta que no conozcan algún caso de sanción. Que puede ser de diferentes tipo, leves, graves o muy graves. Son estas últimas las que pueden suponer un grave problema para muchas compañías.

Estas sanciones podrían afectar de forma considerable a los beneficios de la empresa, pero muchas no son conscientes de hasta que punto.

  • Infracciones leves que van de 60 a 625 euros, y pueden aplicarse por no informar de las condiciones laborales o no poner a disposición de los empleados los informes generados sobre el control de horas realizado.
  • Infracciones graves que van de 626 a 6.250 euros, si se han detectado irregularidades en los horarios o la realización de horas extras o complementarias no computadas ni pagadas.
  • Infracciones muy graves de las que se habla poco, pero que pueden llegar hasta los 187.515 euros si se ha producido un aumento considerable de las horas extras sin que hayan reflejado cambio de contrato o se hayan superado el máximo legar de 80 horas anuales o no se hayan abonado adecuadamente.

Las multas las pagaría la empresa, aunque quedan dudas de qué ocurriría si un trabajador se niega a fichar de forma reiterada. La sanción puede producirse en caso de ausencia de sistemas de control, no se pone a disposición de los empleados esta información, la realización de horas extras no comunicadas ni pagadas o el enmascaramiento del pago de horas en otros conceptos salariales.

Los casos muy graves serán un problema para muchas empresas, tanto como para pensárselo antes de incumplir la legislación vigente. Y esto ahora, porque si sufrimos una inspección dentro de un par de años, la Seguridad Social nos podría reclamar las cotizaciones no realizadas por horas extras, cambio de tipología de contratos, etc.

Imagen | markusspiske

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir