Publicidad

Las funciones y dependencia jerárquica del controller o responsable de control de gestión

Las funciones y dependencia jerárquica del controller o responsable de control de gestión
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace ya una década que desempeñe mis funciones como controller, por aquel entonces esta figura empezaba empezaba a perfilarse en muchas empresas este puesto y cada vez cobra mayor importancia. Recuerdo que las tareas que realizaba, eran: control de productividad, elaboración de los presupuestos, unificación del plan contable de las diferentes empresas del grupo, implantación del programa de reporting a la dirección, reporting a las marcas de automoción, cierres contables, etc.

Hace no mucho tuve la suerte de participar en un proyecto de cambio de outsorcing en una empresa de reciclaje, donde me encontré con la figura del controller de nuevo, en este caso sus funciones eran diferentes aunque con puntos en común. En este caso sus principales tareas eran: la elaboración del presupuesto anual y del plan estratégico de la compañía, la preparación de reporting mensual y trimestral, control interno, definición de cuentas analíticas, coordinación de auditorías internas, etc.

A donde quiero ir con todo esto es a que las funciones de los responsables de control de gestión de las empresas pueden ser muy diferentes, en función del tipo de empresa, sector y de como se repartan determinadas funciones con la dirección financiara y jefes de administración de las empresas.

Las funciones más comunes del controller o responsable del control de gestión

Entre lo que he visto con mis propios ojos, lo que me han enseñado y lo que he leído, algunas de las funciones de los controllers pueden ser las siguientes:

  • Diseñar y mantener los sistemas contables, planes de cuentas y desgloses analíticos para suministrar información fiable, relevante y en el momento adecuado para la toma de decisiones.
  • Diseñar y realizar un seguimiento de los sistemas de planificación y control: presupuestos, centros de responsabilidad, etc.
  • Control de productividad y rentabilidad.
  • Elaboración y supervisión del cumplimiento de los procedimientos e instrucciones de trabajo.
  • Diseño y elaboración del reporting a la dirección y usuarios externos.
  • Gestión y minimización de los costes operativos.
  • Soporte en la implantación de programas de contabilidad y gestión.
  • Gestión, vigilancia y comunicación a la dirección de los riesgos y oportunidades detectados.
  • Elaboración y seguimiento de cuadros de mando.
  • Ayudar a la dirección en la coordinación de las diferentes áreas funcionales.

La dependencia jerárquica de los controllers

La ubicación del controller dentro del organigrama de las compañías debe responder a la cultura de la empresa y a su estructura organizativa, siendo las situaciones más habituales las siguientes:

  • El controller como staff de la dirección de la empresa. En este caso seria una especie de adjunto a la dirección prestándole apoyo a esta, pero sin personal a su cargo, ni dependencia de la dirección financiera, gozando así de independencia y flexibilidad en su tarea de control de gestión de toda la organización. En este caso, es fundamental contar con el máximo apoyo de la dirección y tener facilidad para ganarse la confianza y colaboración de las diferentes áreas funcionales.
  • El controller director financiero. El director financiero además de su función habitual en el ámbito de las finanzas de la empresa, asume al mismo tiempo la función de control de gestión.
  • El controller dependiendo del director financiero. En este caso, el controller sigue las directrices marcadas por la dirección financiera

Imagen | Björn Söderqvist

En Pymes y Autónomos | La contabilización del Plan PIVE

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir