Compartir
Publicidad

España, uno de los países más caros para ser autónomo

España, uno de los países más caros para ser autónomo
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hacerse autónomo es una de las alternativas laborales por las que muchas personas han optado después de perder sus puestos de trabajo. En un país con una tasa de desempleo tan elevada, el autoempleo se ha convertido en una vía de escape para muchas personas a las que la crisis ha perjudicado de forma grave.

Sin embargo, el trabajador autónomo en España sufre no solo por sacar el trabajo adelante, sino por las elevadas cargas tributarias y cotizaciones sociales que tiene que soportar, hasta el punto que son muchos los trabajadores por cuenta propia que pasan a trabajar casi para el Estado en lugar de para ellos. Pero, ¿qué ocurre en otros países? ¿se castiga igual a los trabajadores autónomos?

La revista Forbes analizaba recientemente el coste de ser autónomo en diversos países del mundo y España salía mal parada. En nuestro país, los autónomos tienen que pagar en función de la base de cotización elegida un importe que variará entre los 264 y los 1.075 euros al mes con independencia de lo que facturen, además de pagar impuestos a través de IRPF e IVA, como cualquier hijo de vecino. No obstante, hay que decir que después de la tarifa plana a autónomos impulsada por el Gobierno de Mariano Rajoy, la cotización se ha reducido hasta los 50 euros mensuales.

En otros países, sin embargo, los costes son muy diferentes:

  • En Portugal, por ejemplo, los autónomos, llamados trabajadores independientes, tienen obligación de cotizar a la seguridad social a partir del primer día del decimosegundo mes siguiente al de inicio de su actividad y no pagan ni cuotas ni IVA como tales, aunque a cambio abonan el 29,6% de lo que ingresan anualmente al Estado.
  • En Italia, a diferencia de España, los autónomos solo pagan una cantidad en función de sus ganancias, que suele ser de un 20%.
  • En Holanda, los autónomos pagan una prima mensual de 100 euros mensuales a modo de seguro privado, la cuota de autónomos depende de los ingresos y la primera declaración de IRPF se realiza cinco años después del alta en Hacienda.
  • En Reino Unido, los autónomos pagan en función de sus ingresos, pero aquellos autónomos cuyas ganancias sean inferiores a 7.775 libras al año, pagan una cuota fija a la seguridad social de 2,7 libras a la semana. Si un autónomo factura entre 7.775 y 41.450 libras al mes, el autónomo pagará una contribución a la seguridad social inglesa del 9% de sus ingresos anuales fijos. Y solo será a partir de las 79.000 libras cuando nos tengamos que registrar en el VAT (el IVA español) que, además, no se liquida trimestralmente como en España, sino que se paga a final del ejercicio.
  • En Estados Unidos, el autónomo paga el 13,3% para la cuota de la Seguridad Social y el seguro médico. Pero dentro de este concepto, el 10,4 corresponde a la Seguridad Social y el 2,9% restante al seguro médico.
  • Por último, en Alemania, la cuota a la Seguridad Social está alrededor de los 300 euros al mes, pero si no facturas más de 1.700 euros al mes estás exento del pago de esta cuota.

Estos son, a grandes rasgos, los costes de ser autónomo en algunos de los principales países de nuestro entorno, muy por encima de lo que tienen que pagar muchos trabajadores por cuenta propia si quieren tener regularizada su situación con Hacienda y con la Seguridad Social. Un grave problema que esperemos que pronto se le dé la solución que merece.

Imagen | mzacha

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio