Cómo evitar que la declaración de la RENTA salga a pagar, así puedes planificar tus retenciones para no llevarte sorpresas

Cómo evitar que la declaración de la RENTA salga a pagar, así puedes planificar tus retenciones para no llevarte sorpresas
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Como cada año por estas fechas cuando hacemos la liquidación de IRPF hay algunos contribuyentes a los que les toca pagar. Y en determinados casos ocurre de forma recurrente. A pesar de que saben que otros años han pagado renuncian a realizar una planificación fiscal adecuada. Pero vamos a ver cómo evitar que la declaración de la RENTA salga a pagar con la planificación de retenciones adecuada para no llevarte sorpresas.

El objetivo es que la cantidad total resultante al realizar la RENTA sea baja, ya sea porque va a nuestro favor o porque tenemos que pagar. Si hemos hecho la planificación adecuada tendremos un saldo con la Agencia Tributaria que sería de empate técnico, este sería nuestro objetivo.

¿Pero cuánto me tienen que retener en la nómina para no pagar?

Cuando el contribuyente es un asalariado no suele haber problemas. Si todos los meses cobra más o menos lo mismo, sus retenciones estarán más o menos claras y no suele haber sorpresas. El problema viene cuando nuestros ingresos son variables por diversos motivos:

  • Una parte de nuestro sueldo depende de incentivos.
  • Hemos trabajado de forma discontinua en diferentes empresas.
  • Somos autónomos y no todos los trimestres ganamos lo mismo.
  • Soy autónomo en pluriactividad y no siempre gano la misma cantidad.

Hacienda aplica una serie de baremos según nuestros ingresos que nos indican que porcentaje tenemos que pagar de impuestos. Las retenciones se aplican por tramos, y si aumentan nuestros ingresos se aplica un tramo mayor:

  • 0 euros - 12.450 euros: 19%
  • 12.450  euros - 20.200 euros: 24%
  • 20.200 euros - 35.200 euros: 30%
  • 35.200 euros - 60.000 euros: 37%
  • 60.000 euros - 300.000 euros: 45%
  • Más de 300.000 euros: 47%

Y luego tenemos que aplicar los coeficientes reductores correspondientes a nuestras circunstancias familiares. Es aquí donde resulta muy útil una herramienta como la calculadora de IRPF de la Agencia Tributaria.

La planificación que nos ayuda a tomar la decisión correcta

En función de los ingresos estimados anuales podemos saber qué descuento de IRPF nos corresponde. A partir de aquí tenemos que tomar decisiones:

  • Si trabajamos por cuenta ajena, solicitar que nos suban el descuento de IRPF. Esto es lo habitual si hemos tenido diferentes empresas o trabajos a lo largo del año.
  • También podemos aplicarnos nosotros mismos dicho porcentaje, y en lugar de ingresarle el dinero a Hacienda, guardarlo en una cuenta de ahorro para tenerlo disponible cuando nos toque hacer la declaración de la RENTA. La ventaja de este segundo modelo es que tenemos el dinero a nuestra disposición por si surge cualquier inconveniente o imprevisto.

Lo ideal es no llevarse sorpresas. Más todavía en la fechas en las que se realiza la declaración, donde más de uno que no ha planificado acaba por quedarse sin vacaciones, ya que el presupuesto que tenían reservado se va en pagar la liquidación del IRPF.

Temas
Inicio