Así es el nuevo modelo fiscal que controla la facturación en tiempo real y que cambiará el futuro de pequeñas empresas y autónomos

Así es el nuevo modelo fiscal que controla la facturación en tiempo real y que cambiará el futuro de pequeñas empresas y autónomos
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Uno de los temas pendientes que han quedado en suspenso con la crisis sanitaria es la reforma fiscal. Pero más allá de subidas de tipos, de permitir más o menos deducciones hay una transformación que ya lleva un tiempo en marcha y que va a implicar una transformación en el sistema. Se trata de un nuevo modelo fiscal que controla la facturación en tiempo real y que cambiará el futuro de pequeñas empresas y autónomos.

Va dando pequeños pasos, casi sin hacer ruido, pero ya está en marcha. El espejo en el que se mira es el SII, el Suministro Inmediato de Información, que afecta a grandes empresas y a través del cual se controla el 75% de las facturas de tres cuartas partes del IVA de todo el país, que corresponde a las grandes empresas. Y con un incremento notable en la recaudación desde su puesta en marcha.

Control de la facturación real para pymes y autónomos

Pero España es una país de pymes, o más bien de micropymes, empresas muy pequeñas, autónomos, donde implantar un control de facturación en tiempo real puede suponer una excesiva carga de trabajo para estas empresas.

Euskadi con sus haciendas forales ha tomado la delantera para implantar el modelo de control de la facturación en tiempo real con el Ticket BAI. Ya está en marcha en Álava de forma voluntaria y a lo largo del año se pondrá en marcha también en Vizcaya y Gipuzkoa.

Pero el cambio no está siendo fácil. Hay mucha reticencia de empresas y pequeños comercios para ponerlo en marcha. Se ha exigido una moratoria de tres a cinco años, para la entrada obligatoria para poder adaptar los sistemas. Algo complicado, si tenemos en cuenta que el sistema se quería poner en marcha en 2020.

¿Cómo funciona el control de facturación en tiempo real?

El sistema lleva a cabo un encadenamiento de las facturas, firmadas  electrónicamente, lo que impide que estas se manipulen o se borren. De  esta manera, se garantiza la autenticidad, integridad, trazabilidad e inviolabilidad de los registros informáticos.

Supone un sistema muy efectivo para evitar fraudes y tener más control sobre la facturación

Además es necesario que el sistema de facturación genere la factura con todos los datos necesarios, donde se incluyen dos campos nuevos, un código identificativo TBAI y un código QR.

Se debe elaboración y envío de un fichero con la información de la factura y una huella que identifique el dispositivo, programa y usuario. Se generará un fichero único por cada factura y se enviará a Hacienda en los plazos y de la forma que se determine, entre dos y cuatro días, similar al SII.

Una apuesta que si sale bien será extrapolable al resto del país

La cuestión fundamental es que la puesta en marcha de Ticket BAI y la obligación de las empresas en el País Vasco supondrá un gran experimento y un aprendizaje sobre como acometer un cambio tan complejo como éste. Pero si los resultados son buenos, lo que implica una mayor recaudación, supondrá que la Agencia Tributaria no tardará en imitar el modelo.

No tardarán mucho, porque van a querer utilizar fondos europeos para la digitalización, un caramelo en forma de ayudas para endulzar el cambio que afecta a pymes y autónomos. Unas ayudas que serán muy necesarias para cubrir las inversiones que muchas empresas, sobre todo las más pequeñas tendrán que realizar para poder adaptarse al sistema.

Imagen | klimkin 

Temas
Inicio