Compartir
Publicidad

¿Quién tiene el negocio, el que tiene el producto o el que tiene el cliente?

¿Quién tiene el negocio, el que tiene el producto o el que tiene el cliente?
0 Comentarios
Publicidad

No siempre se da la circunstancia de que el dueño del producto es el mismo que lo lleva al cliente final. No hablamos sólo del caso del sector de la distribución, que es quien se posiciona a pie de calle y selecciona qué marcas vende, sino también de nuevos modelos de negocio que han ido surgiendo y que intermedian gestionando al cliente y llegando a situarse en una posición privilegiada frente a los que tienen el producto.

Pensemos en casos como Spotify o Booking, entre otros. Son empresas que se han convertido en operadores por su capacidad para llegar a una gran comunidad de consumidores del sector en el que se encuadran y que, en base a su volumen, pueden incluso amenazar el negocio de los grandes monstruos de esos sectores, que se ven incapaces de "colocar" su producto de la misma manera que ellos.

Está claro que estos operadores no podrían funcionar sin un producto detrás y pueden hasta tener el inconveniente de que al no ser ellos los dueños de esos productos dependen de la oferta que sean capaces de captar, pero muchos consumidores optan por contratar a través de ellos y no directamente al productor, por lo que su posición es cada vez más privilegiada.

En cierto modo los productores pueden verse en dificultades por no haber sido capaces de adaptarse a los nuevos hábitos de consumo, probablemente pensando que el producto es lo importante y que son ellos los que tienen el negocio en la mano, y eso les lleva a estar perdiendo cada vez más margen comercial que va a parar a estos operadores.

Podemos pensar que esos intermediarios son prescindibles y que el productor no, pero ahora mismo el mercado parece inclinar la balanza hacia el que facilita el servicio y llega a la comunidad en la manera en la que ésta le interesa. De hecho estos nuevos sistemas se acaban convirtiendo en productos en sí mismos.

El que tiene el producto y el que lo comercializa deben estar condenados a entenderse. El negocio de uno depende de los otros y viceversa, pero en una situación como la actual en que hay un exceso de oferta y una menor demanda parece que el que controla esta última tiene un mejor posicionamiento sobre el negocio.

En Pymes y Autónomos | Spotify enseña cuál puede ser el camino Imagen | Gonmi

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio