Publicidad

Los aspectos a contemplar en un buen plan de negocio

Los aspectos a contemplar en un buen plan de negocio
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Ya hemos tratado en otra ocasión la importancia de hacer un buen plan de negocio. No desde el punto de vista de hacer un documento atractivo para el banco o el inversor a los que vamos a solicitar dinero para capitaliza nuestro proyecto, sino para tener una hoja de ruta a la que ceñirnos en el desarrollo de nuestra actividad empresarial.

A la hora de hacer nuestro plan de negocio debemos cubrir cuatro aspectos fundamentales. Tanto si ese plan va destinado a otras personas ajenas a la organización como si lo va a manejar los integrantes de nuestro equipo, debemos contemplar cuatro factores críticos.

Lo primero a considerar es la gente que va a participar en el proyecto. También hemos comentado la importancia de las personas que van a liderar ese proyecto, sus aptitudes profesionales y sus actitudes personales son claves para que el negocio funcione. Otro punto a considerar en este aspecto son las personas que pueden actuar como colaboradores externo, ya que éstos también aportarán valor a la empresa.

Otro aspecto importante es la oportunidad. Dentro de este ámbito debemos fijar todo lo referente a la idea de negocio. El qué se va a hacer y por qué consideramos que eso supone una oportunidad, a quién le va a interesar lo que nosotros vamos a ofrecer y cómo vamos a conseguir que ese supuesto interés de nuestro nicho de mercado se manifieste en el consumo de nuestros productos o servicios.

El tercer aspecto es el contexto. Nuestro negocio va a formar parte de un todo, que constituye el entorno económico y empresarial. Ese entorno establece una serie de normas, tendencias, relaciones comerciales, etc. Son factores externos que varían constantemente y que se deben tener en cuenta en tanto que afectan a nuestros resultados. Hay una parte del entorno que está formado por nuestra competencia, a esa parte debemos prestar una atención particular a la hora de potenciar nuestras fortalezas para incidir en sus debilidades y evitar lo contrario.

Por último, debemos considerar la parte del riesgo y recompensa. Debemos hacer una evaluación de todo lo que puede ir bien o mal y, además, analizar cuál debe ser la respuesta del equipo en estas situaciones. Es importante la gestión del riesgo y tener claro qué factores internos de nuestra empresa o externos, que pueden provenir del entorno, pueden poner en peligro el futuro de la empresa.

En Pymes y Autónomos | Sembrando jóvenes empresarios Imagen | Mikelo

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir